09 de Diciembre 2013 – Groove

Alta en el cielo, la bandera del odio

Kreator, los titanes del thrash alemán, regresaron luego de cuatro años a Buenos Aires para una vez más hondear la bandera del odio bien alto.

Cuando casi eran las 22 el escenario de Groove se oscureció y se llenó de humo, mientras Mars Mantra salía de los parlantes y los asistentes, que colmaban el lugar, comenzaron a agitarse mientras las sombras de Petrozza y compañía tomaban sus lugares en el escenario y aguardaban para dar el puntapié inicial al show con Phantam Antichrist que instantáneamente logra movilizar a todo el recinto.

El escenario, decorado con motivos de su último disco, no hace más que exaltar la grandilocuencia de Kreator en vivo. El sonido cristalino los acompaña canción a canción mientras Petrozza arenga y pide pogos más grandes que el anterior y los consigue. Hasta consigue dividir a Groove en dos y pide “caos total” para Hordes of Chaos y se desate la hecatombe de codos que vuelan en todas direcciones y gente que vuela por sobre la valla gracias a la brutalidad patrocinada por Kreator.

“La música nos une” dice Petrozza luego de otra oleada de olé olé que recibe encantado, “nos une a pesar de ideologías políticas, nación o religión, y es por eso que nos une el ser…enemigos de Diosy así inicia Enemy of God que logra la adhesión de todo el recinto en su estribillo que llama a odiar al de arriba.

Se retiran del escenario solo para volver con el combo letal de The Patriarch/Violent Revolution que genera un pit gigantesco que colapsa en los estribillos para gritar esa letra del disco que trajo de vuelta a Kreator más duro de los 80’. Le siguen el himno de Phantom… United in Hate junto con la política People of the Lie, Civilization Collapse y Betrayer, dedicada a los más oldschool de los presentes “aquellos que nos vienen a ver desde el 92’”.

Es hora del segundo y último encore de la mano de lo infaltable, lo clásico de lo clásico del thrash teutón. “Todas la naciones tienen su bandera” dice el locuaz Petrozza mientras muestran la bandera que les regaló el fan club argentino, “¡y ésta es la nuestra!” Flag of Hate suena mejor que nunca y al acoplarse con Tormentor logra desatar todo el salvajismo que quedaba en el lugar para terminar con una frase lapidaria “pasaron ya cuatro años desde que vinimos por última vez pero parece que no hubiera pasado nada, prometemos no hacerlos esperar tanto nunca más, ¡Kreator volverá!”