07 de Febrero de 2014 – Niceto Club

Stoner till’ Death

Con un Niceto totalmente lleno Humo del Cairo y Poseidótica desataron su tormenta de riffs para mostrar que el stoner nacional pisa fuerte.

Los primeros en comandar el escenario son Humo del Cairo, power-trío de stoner psicodélico con dos discos bajo el brazo.

Con Juan Manuel Díaz en guitarra y voz, Federico Castrigovianni detrás de los parches y Gustavo Bianchi en el bajo logran crear una atmósfera casi tangible entre riffs densos y dilatados y un bajo galopante que retumba en el pecho de todos los que llenan el recinto.

Humo_del_Cairo_Nicteo_febrero_2014_Bs_As_En_Foco-5

Inmediatamente logran desatar un pogo que será intermitente a lo largo de su set, pero que justifica su existencia coreando los riffs y siguiendo las letras de cada canción.

En el sonido de Humo encontramos una continuación al sonido que Kyuss supo plantear en su obra maestra Welcome to Sky Valley, las secciones de guitarra distorsionadas que dan paso a paisajes distintos a través de leves cambios que nos permiten vivir la evolución del sonido en cada nota.

El vivo de Humo hace quedar a su sonido de estudio como una réplica mal lograda, la pesadez añadida de escuchar los riffs crudos y distorsionados en vivo es irreplicable en cualquier formato. La aplanadora de acordes distorsionados que representa Juan Manuel Díaz se mantiene en alto todo el show, regalando solos cuando corresponden para romper la monotonía de acordes.

Luego del cierre épico con Panorama, de su primer disco, el power-trío se retira del escenario y deja paso al acto que cierra la noche.

Poseidótica, tiene un planteo diferente, el cuarteto consta de dos guitarristas, bajista y baterista; no hay cantante. La excentricidad se amplifica dado que la batería se encuentra delante de todo, junto con los demás integrantes, contrario a la formación estándar de las bandas.

El planteo de Poseidótica es 100% instrumental y conceptual, los paisajes sonoros que saben trazar cuentan historias distópicas y apocalípticas sobre el progreso de la humanidad.

Poseidotica_Niceto_febrero2014_Bs_As_En_Foco-9

Los tintes floydeanos no tardan en aparecer en largos tramos progresivos donde logran bordear la fina línea entre la genialidad y la estupidez, por suerte la banda sabe precisamente donde se encuentra y logran caminar por la cornisa con precisión quirúrgica.

A lo largo de su set destilan y depuran diversos géneros a través de su filtro stoner/psicodélico para dar forma a un sonido exclusivo y único.

La audiencia, extasiada, escucha en silencio a la orquesta de cuatro hombres hasta el final dramático con una batería a cargo de Walter Brodie (de Los Natas) que machaca los parches hasta pulverizarlos.