beyonce

Beyoncé es el quinto álbum de estudio de la diva del  Rhythm and blues moderno, el disco fue  lanzado por el sello Columbia Records y Parkwood Entertainment.

La propuesta con la que se encaró este proyecto fue la de lanzar un “disco visual”, el objetivo fue que cada canción cobrara vida y fueran todas de la misma importancia. El disco cuenta con 14 tracks acompañadas de sus respectivos videos.  La artista con esto quiere lograr que nosotros como oyentes y espectadores  disfrutemos de sus nuevas composiciones y de la estética de los videos realizados.

Beyoncé es un álbum que combina ritmos electrónicos, tintes de R&B y neo soul, el disco cuenta con una producción muy simplista en la que no se abusa de los retoques en estudio, a la primera escucha el disco de la enamorada de Jay- Z suena como una maqueta, ya que cuenta con canciones sueltas y la voz de la artista se escucha muy limpia.

Al escuchar este disco parece ser traído por  Marty McFly en el DeLorean de la película Volver al Futuro, escuchamos miles de ritmo futuristas, Beyonce con actitud muy funky nos hace disfrutar de una mezcla muy buena en la que combina pasado, presente y futuro creando una atmosfera sonora explosiva.

El álbum arranca con la canción Pretty Hurts, las voces en este primer track suenan muy armónicas y se acompañan de forma perfecta con una base electrónica a la cual se le suma una percusión de ritmo hipnótico que va creando la atmosfera y nos mete de lleno en la letra, en la que se critica la forma banal en la que se vive, la crueldad de la sociedad en la que vivimos y lo importancia que se le da a la apariencia física de una persona.

La segunda canción es Haunted, la voz de la sensual de Beyoncé se presenta de un forma ancestral, misteriosa y fantasmagórica, para llevarnos más allá y terminar de crear el clima lúgubre, la voz es acompañada por unos golpes beats violentos y oscuros, toda esta combinación logra tener al oyente en trance durante los cuatro minutos que dura este viaje musical.

En tercer lugar tenemos uno de los hit radiales que contiene este álbum, se podría decir que es el As bajo la mango que tiene Beyonce y la discográfica para que el disco venda de manera masiva. La canción Drunk in Love cuenta con la participación del reconocido rapero y esposo de esta diva Jay-Z, esta pareja nos lleva a recorrer un camino sonoro lleno de amor y  sensualidad, hacen dinamita durante lo que dura este track, mezclando ritmos de hip hop con música árabe.

En cuarto lugar aparece una canción que podría explotar las pistas de baile de cualquier continente del planeta tierra, tiene un sonido muy parecido a como sonaban los artistas que participaban en el reconocido sello discográfico de funk y soul Motown. En mi opinión es “la canción” de este quinto disco de estudio de  Beyoncé

No angel es la peor canción de este disco, hace que uno quiera pasar al siguiente tema de inmediato, la letra y música no resultan para nada atractiva para el oyente y si a eso le sumamos que la interpretación vocal llega a ser irritante, por lo que abusa la diva de los aullidos y las voces agudas. Durante lo que dura la canción entramos en un agujero negro y perdemos el ritmo alegre por el que estábamos recorriendo con la escucha del disco.

El disco cayó en un abismo, pero a no desesperarse porque llega la magnífica Partition, que hace que renueves toda la fe que habías perdido, esta canción es una explosión sonora, hace que nos olvidemos por complete del track número cinco y queramos seguir en esta aventura musical en la que nos está haciendo viajar la sensual diva.

Beyonce te pone bien en claro con Jealous es que ella tiene planeado para los oyentes sorprenderlos constantemente durante lo que dura este álbum, en esta canción se deja de lado todo el lado sensual y provocativo que se no estaba planteando, para hacernos conectar con un lado más sentimental, pero sin dejar de ser salvaje ya que el tema que se plantea es el de los celos.

Llegamos a la octava canción, nos encontramos con Rocket, una hermosa balada con aires de soul bien tradicional, en la que nos hace enamorar perdidamente de la sensualidad que derrama “su voz”.

Mine comienza como cualquier típica balada interpretada por la cantante pero pasado el minuto de canción nos encontramos con la colaboración Drake, este es el encargado de romper con la tranquilidad, ponerle un toque de swing y de hip hop que faltan para que el dúo sea una fórmula perfecta.

Desde el momento que nos ponemos a escuchar el disco sabemos que nos encontramos con un trabajo musical que no es de índole comercial, pero si hay que promocionar este álbum nada mejor que difundir el hit radial “XO“ esta canción derrama felicidad y vibras positivas, cuenta con todo para que este single sea éxito en ventas, cuenta con una letra que derrama alegría y un coro pegadizo.

Flawless se conocía antes de que se editara el álbum, esta canción nos muestra el lado más raper de  Beyoncé, nos hace pensar que ella no es una cantante conocida sino una chica del barrio de Bronx rapeando. Es destacable que en el medio de sus rimas, logra enlazar un discurso de la feminista de la africana Chimamanda Ngozi Adichie.

El doceavo tema es un genial dueto entre la diva y  Frank Ocean, se complementan de buena manera, pero el ritmo  suena muy repetitivo y se termina transformando en una canción aburrida de escuchar.

Heaven es la típica balada con energía a las que nos tiene mal acostumbrados a ofrecernos Beyoncé, la canción suena dura y agria, se nota que la diva pone todo el sentimiento para cantar y trata de que todo oyente siento por lo menos algo de melancolía al escucharla. En mi humilde opinión estamos ante una de las mejores baladas de su carrera.

El disco cierra con Blue, una canción que es una mezcla entre lo tierno y lo bizarro, es adorable que haga participar a su hija de esta canción y da un buen cierre al disco, pero está totalmente de sobra este tema, no aporta nada a la temática del disco y la verdad que habiendo escuchado heaven uno cree que era cerrar el disco de forma magistral y dejar al público con ganas de más, sin embargo esto no empaña la calidad de este excelente disco.

Calificación: 8/10