09 de Mayo de 2014 – Teatro Vorterix

Canciones sanadoras, llenadoras de ilusión.

Puede que no te guste el sonido. Puede que no te gusten algunas canciones. Puede que te moleste que la gente cante absolutamente TODO. Puede, también, que te moleste el excesivo pogo y mosh.

También puede pasar que no te guste que el cantante no cante muchas partes de las canciones.

Pero no puede pasar JAMÁS que no te guste un show de Boom Boom Kid.

¿Por qué? Porque la entrega es constante. Porque la música te contagia y es imposible que te quedes quieto o no te metas en alguna de las 35 rondas de la noche. O levantes el puño para cantar a viva voz uno de esos versos. Porque la energía que hay en el lugar es inmensa y cuando finalmente termina, salís con una sonrisa de oreja a oreja.

Pero no me quiero adelantar porque, aunque resulte difícil entrar en detalles en una lista eterna (estoy casi seguro que superó las 50 canciones) los recuerdos, por suerte, son muchos y muy gratos.

Me parece que está bien arrancar así: recién después de la canción N°20 de la noche (y no exagero)

Carlitos (o Nekro, o Il Carlo, o como gusten llamarle) dijo “Buenas Noches” a un Teatro colmado y encendido desde el minuto cero.

Boom_Boom_Kid_BBK_Teatro_Vorterix_Mayo_2014_Buenos_Aires_En_Foco-7

Carlitos sigue teniendo 25 años. El despliegue, la energía, las ganas y su voz no ceden NUNCA. Pero nunca. Puede tirarse al público, cantar desde la valla y acercar el micrófono para que la muchachada se exprese y siga subiendo la temperatura. Puede sacudir la cabeza violentamente en cada uno de los golpes que componen “Solo mis gatos me comprenden…Así que Sayonara, Adiós” y seguir con aire para lo que viene. Puede saltar, correr de una punta a la otra del escenario y aún así encarar el segmento más pesado del show con una soltura completamente envidiable.

Y hay que aplaudir a la banda. Seamos sinceros: hay que ser MUY versátil para pasar de un grindcore re cabeza como “Crayones Nada Trendy” (aplausos para el batero) al medio tiempo de “La Espina” o más adelante, a “Pon Tu Corazón en la Música”, esa especie de candombe que no sabes de donde salió y que en vivo es una fiesta (Dato: las tres canciones son de “Frisbee” de 2009, último disco de BBK. Un hermoso tobogán de 35 bajadas).

O mismo, al Hardcore de la primera banda del cantante. Esa que marcó a tantos y sigue marcando.

Antes de detallar la que fue, probablemente, la parte más festejada del show hay que decir que ya habían sonado más o menos 40 canciones. Había pasado la obligada “Masticar” (“Kum Kum” de 1996) y una sorprendente “Sin Color” (“Anesthesia” de 1995). También había sonado gran parte de “Okey Dokey” (2001) y del mencionado “Frisbee”, destacando esas magias (favoritas personales) llenas de energía e ilusión que son “¿Por Qué Lo Haces Tan Difícil?”y “Lo Único Feo Es No Tener Porque Vivir”.

Boom_Boom_Kid_BBK_Teatro_Vorterix_Mayo_2014_Buenos_Aires_En_Foco-11

Lo que vino después “Endless Kinder” fue una seguidilla ÉPICA de “Anesthesia” en la que Carlos me pareció que se la pasó en la valla. Y digo “me pareció” porque fue el momento en el que me perdí en alguno de los pogos que se formó para cambiar el mundo. “Dear”, “Bad Influence”, “Mantiene Tu Espíritu Con Humor” y “Distinto” (mamita) fueron las cuatro bombas que hicieron estallar lo que quedaba del Vorterix y la gente esa noche.

Pero la cosa no terminó ahí. Con un público extasiado y completamente realizado, porque el concierto fue un repaso por los 20 años de carrera del muchacho de rastas, la banda siguió con una seguidilla de “Okey Dokey” para sanar los corazones. “Julio” fue seguida por “I Don’t Mind” y “Brick By Brick” en lo que para mí, fue la mejor versión que escuche en vivo hasta ahora, con Carlitos cantándola en su totalidad y haciendo que el público se rompa las cuerdas vocales en ese final catártico que dice “Espero que no haya sido así, así desde el comienzo y espero que, espero que, no te lamentes hoy. Espero que no haya dolor dentro de tu corazón, porque el mío se cae en pedazos…”.

Le siguió la hermosa “¿Donde Están Los Poetas?” (“The Many Many Moods Of BBK” de 2005) y una versión de “Strong” que jamás había escuchado y que fascinó a todo el teatro, siendo tocada por la banda completa y cantada la primera parte en castellano y la segunda en inglés.

Para cerrar, la muy festejada “Okey Dokey” y “Estado de Sitio”, la cual abrió el boliche, pusieron fin a una noche que se terminó después de casi 2 horas de concierto.

Con una sonrisa, llenos de energía y felices, cada uno de los presentes ese 9 de Mayo en Colegiales se llevó a casa uno de esos shows que son para enmarcar en un cuadrito y colgarlo en living.