23 de Mayo de 2014 – La Trastienda

 “Algo que parece (y es) increíble”

El viernes 23 me dirigí hacia la Trastienda con mucha expectativa y curiosidad. Por primera vez, iba a estar delante de ese músico excepcional que es Richard Coleman. Tenía muchos comentarios de que en materia de shows, Coleman y su banda eran infalibles.

A eso de las 23:30, un Richard de gala, comenzó el show con la versión en español de ese temazo que es “Down By The River” de Neil Young.

“Turbio Elixir” y “Normal” (“Siberian Country Club”, 2011) subirían los decibeles y darían lugar a una excelente versión de “Uno Entre Mil” de Gustavo Cerati. Un comienzo sublime. Con cuatro canciones, Coleman y su banda, ya nos tenían a todos comprados. A partir de acá, sonaría íntegramente el excelente disco que es “Incandescente”, última obra de este muchacho con un gusto exquisito para tocar la guitarra. 

¿Cosas para destacar? Muchísimas. La tríada “Lo Que Nos Une” (con Leandro Fresco en teclados), “Perfecto Amor” y “Corre La Voz” (temazo) derritió unos cuantos cerebros.

Richard_Coleman_La_Trastienda_Mayo_2014_Buenos_Aires_En_Foco-5

Pegadito, pegadito “Computer World” de Kraftwerk y “Drive” de The Cars, esta última tocada solo por Richard y su guitarra, dieron lugar al otro bloque de “Incandescente” que empezó con esa gran canción llamada “Cuestión De Tiempo”.

La campirana “Momento De Cambios” fue otra inyección de electricidad en la gente que estaba esa noche en San Telmo. El show de Coleman -que canta y toca con una soltura increíble- es un sube y baja. Se mezclan momentos de hermosa y absoluta paz, como “Hamacándote”. Y momentos de puro rock & roll desenfrenado, como el que se dio cuando subió Dalan de La Armada Cósmica a tocar “Fuego” (que una muchacha pedía CADA VEZ que terminaba una canción) y “Heroes” de David Bowie. Vale decir que el muchacho de La Armada era una mezcla de El Duque Blanco y Sid Vicius, con la guitarra de Johnny Ramone y el toque saca chispas de algún guitarrista del Glam Metal de fines de los 80. “Qué bueno que se sigan haciendo estas cosas” dijo Coleman con una sonrisa, después del cerrar el clásico de Bowie en una zapada a tres guitarras.

Hacía el final, “Como La Música Lenta” y “A Ciegas” cerraron la presentación de “Incandescente”; “Tuyo” (muy coreada y “pogueada”) sería la única canción que sonaría en la noche de Los 7 Delfines. Y “Memoria”, tras una pequeña pausa, cerraría el concierto de Richard Coleman.

Tal como me habían dicho: en vivo, es infalible.

Richard_Coleman_La_Trastienda_Mayo_2014_Buenos_Aires_En_Foco-12