12 de Septiembre de 2014 – The Roxy Live

Trance hacia la luz

Ararat presentó su último disco, “Cabalgata hacia la Luz”, ante un The Roxy que se arrodilló a los pies de estos tres señores del rock psicodélico.

No hubó pogo, pero sí sucedía algo interno.  Había un movimiento desenfrenado adentro de las mentes de quienes escuchaban las sinfonías y pasajes instrumentales de Ararat, que tocaban arriba del escenario. Tenías dos opciones: cerrar los ojos y dejar que su música te lleve en viaje, casi sin retorno; o abrirlos y disfrutar de la virtuosa habilidad de esos tres músicos que con bajo, guitarras, teclados y una potente batería lograban tanto.

Me refiero a Sergio Ch (ex Los Natas), Tito Fargo (ex Sumo y Redondos) y Alfredo Felitte (Taura, Banda de la Muerte), quienes están a la altura de las leyendas musicales que han integrado. Como este super-grupo ha sacado tres álbumes, pero es con “Cabalgata hacia la Luz” (2014) qurse produce ese eslabón fundamental para la carrera de cualquier banda. 

Prácticamente, todos sus temas suenan en la noche de The Roxy de Palermo. Desde la intro “Atalaya”, pasando por el “Camino del mono”, “El paso”, Las dos mitades”, “El Arca” hasta “el hijo de Ignacio” y el cierre con “Los viajes”. La única perla descolgada del concierto fue “Lobos de Guerra y Cazadores de Elefantes” perteneciente a Ararat II, casi al final del concierto. De esta forma, redondearon una hora y veinte de recital donde la calidad del sonido fue siempre óptima. Con músicos de semejante experiencia esa pared de musical es garantía de calidad. 

Ararat_The_Roxy_Live_Septiembre_2014_Buenos_Aires_En_Foco-11

Todas las canciones antes mencionadas ganaban más fuerza en vivo. Tal cómo en “La historia del Hanuman” cuando Sergio se la calza la guitarra y a dos violas recuerda ese sonido desértico stoner, rememorando a su anterior banda. Mientras que en “Nicotina y Destrucción” un halo pop y rítmico sobre vuela por el precinto; ambiente que luego es destruido por “La Sal y el Arroz”, donde la oscuridad se apropia de las almas de los presentes.

Los músicos están más allá de caer en el cuelgue fácil que invita esta clase de géneros. Es más, la batería de Felitte continuamente era severamente castigada- hasta llevarlo a pegarle de pie- y también era acariciada en distintas canciones. Los teclados y efectos no se quedaban atrás para Tito Fargo que alternaba esta psicodelia con efectivos punteos de su guitarra. Pero repito, el movimiento, o más bien, la cabalgata estaba la mente de la audiencia. Podrían parecer parcos y de pocas palabras sobre el escenario pero todo lo que quieren decir está en su música. Así es como Ararat mantiene su resistencia.

Ararat_The_Roxy_Live_Septiembre_2014_Buenos_Aires_En_Foco-8 Ararat_The_Roxy_Live_Septiembre_2014_Buenos_Aires_En_Foco-5