14 de Noviembre de 2014 – Teatro de Flores

MÁS VIVO QUE NUNCA

Cuarta visita de Behemoth a nuestro país, esta vez presentando “The Satanist” su más reciente álbum. Recordemos que la anterior vez que habían pisado suelo argentino fue en 2012, luego de que Adam Darski (“Nergal” guitarrista y cantante) se recuperará de una Leucemia que casi se lo lleva para el otro lado. El show se realizó en el Teatro Flores que si bien no se llenó en su totalidad, convocó un número considerable de personas ¿700? Perdón soy muy malo para calcular a ojo.

Arrancó aproximadamente 21:50hs cuando aparecieron los músicos en escena, Adam tenía en sus manos dos antorchas pequeñas las cuales apagó luego de una especie de ritual y se dispuso a tocar. Arremetieron con dos temas del último cd “Blow Your Trumpets Gabriel” y “Oro Pro Nubis Lucifer” a los cuales la gente respondió efusivamente a pesar de ser la primera vez que las tocaban. La emociones fueron in crescendo ya que se le pegó “Conquer All” un clásico de “Demigod” aquella gran placa que los consagró como una de las bandas más destacadas del death metal. El sonido en general era bueno sólo que los micrófonos de Orion (bajista) y Seth (violero sesionista) quienes acompañan a Nergal en las voces se escuchaban un poco bajos, afortunadamente esta falla fue solucionada con el pasar de los temas.

Behemoth-Teatro-de-Flores-Noviembre-2014-Buenos-aires-en-Foco-Foto-Victor-Guagnini-10

El espectáculo que ofrecen los polacos es muy efectivo, Nergal conoce todos los artilugios de showman y no escatima energía en recorrer todo el escenario o tirarse al piso de rodillas en un supuesto trance demoniaco. “Slaves Shall Serve” desató la locura en el pogo, levanté la mirada y vi un vaso de cerveza volar por los aires, reflejo de la demoledora versión que fue sucedida por “Christians to The Lions” como para no aflojar con la violencia sonora. Si bien todas las miradas apuntan al cada vez más calvo vocalista/guitarrista, nada de lo que se reproduce sería posible sin la base formada por Inferno y el imponente Orion (parece un patovica) que marcan el pulso del engendro Death de Polonia. El setlist estuvo enfocado en la última placa y los 3 discos anteriores de la banda pero hubo lugar para un cover ”Ludzie Wschodu” de la extinta banda post punk Siekiera, coterráneos y quizás influencia de los muchachos. Un clásico que nunca falta fue “Chant For Eschaton 2000” y con ése la banda abandonó el escenario.

Regresaron con unas máscaras negras con cuernos y así disfrazados cerraron con ” O Father O Satan O Sun!” El epílogo de su última obra hasta el momento. Fin del show, se prendieron las luces, sonaba Alice In Chains de fondo y la gente se desconcentraba hacía la puerta. Behemoth lo hizo de nuevo, dio otro gran show en Buenos Aires y aún mantiene la chapa de ser uno de los grandes actos que tiene la música extrema hoy en día.