VIEJA SANGRE NUEVA

exodus blood in blood out reseña disco buenos aires en foco

Décimo disco de la banda de Gary Holt que cuenta en las voces con un viejo conocido: Steve “Zetro” Souza está de nuevo y eso para el fanático es una buena noticia. Si bien los últimos discos con Rob Dukes eran muy buenos, el retorno del gordo Souza le da una bocanada de aire fresco a los thrasheros de la Bay Area como para renovar la sangre tras casi una década con otro cantante. Justamente la sangre está presente en el nombre de esta nueva placa bautizada “Blood in blood out”. El primer track (“Black 13”) tiene una intro que es una base industrial realizada por el productor/músico Dan “the Automator” Nakamura, conocido, sobre todo, por trabajar con Gorillaz. Metaleros no teman es sólo una base de beats que funcionan como colchón para que Tom Hunting golpee sus redoblantes y al minuto con veinticuatro segundos se desaté el riff violento del todopoderoso Gary Holt. El segundo tema es el que da nombre a la placa y mantiene la emoción de volver a escuchar a “Zetro” gritar con su particular tono agudo y los coritos clásicos del género gritados por todos. “Colateral Damage” invita a mover la cabeza con su comienzo demoledor y en mi opinión uno de los mejores temas del disco. “Salt the wound”  es el regreso de otra cara conocida, Kirk Hammett (¿hace falta aclarar quien es?) quien suma su guitarra como en los viejos tiempos, antes de abandonar la banda para luego conocer las mieles del éxito con Metallica .

Si hablamos  de invitados, no podemos dejar de mencionar la presencia del enorme (literalmente) Chuck Billy de Testament , quien aporta sus cuerdas vocales en “Btk” otro de los grandes momentos que tiene el álbum. Lee Althus y Holt le sacan chispas a sus violas en el comienzo de “Wrapped in the arms of rage” y el repiqueteo de la batería de Tom Hunting sumado el estribillo ganchero de “Numb” me hacen pensar que hubiese sido una buena idea tocar alguna de las canciones nuevas en esta última gira que los trajo por el país. El disco cierra de gran forma con “Food for the worms”  entregándonos poco más de una hora de Thrash como sólo Exodus sabe hacer. Esperemos que esta vez no haya puterío entre los miembros de la agrupación y tengamos más lanzamientos de nivel y más shows en vivo de este verdadero comando metálico.