30 de Octubre de 2014 – Teatro Opera

Se conocieron en los ‘70, cuando Sandra actuaba en el musical “Aquí no podemos hacerlo” (Pepito Cibrián) y Alejandro formaba parte de la banda que tocaba en vivo.

Ale llegaba al teatro muy temprano, para jugar con sus temas en el piano, en la penumbra, en un teatro vacío imaginando el futuro cercano.
Mientras Sandra se preparaba para la actuación, escuchaba cada noche desde su camarín, a alguien que tocaba en el piano aquellas bellas canciones…

Un día se acercó hasta el escenario y le preguntó:
– ¿Y esas canciones? …
Alejandro respondió: – y … son mías…
Sandra define ese momento como “Fue un amor mutuo instantáneo”.

A partir de ahí nació la magia, siendo Sandra la voz encargada de convertir las canciones de Ale en protagonistas de una generación y de la historia musical de nuestro país.