29 de Octubre de 2014 – Niceto Club

“Hombre de Hierro”

Peter Hook volvía a nuestro país un año y 27 días después de su primera presentación junto a The Light, el 2 de Octubre de 2013. En aquella oportunidad en el Teatro Vorterix, se había repasado de manera integra los primeros dos discos de New Order (“Movement” y “Power, Corruption & Lies”) mas un pequeño set de 8 canciones de Joy Division para calmar a las fieras.
A estas alturas, aquel mítico show fue un éxito absoluto en todo sentido y mirando en retrospectiva, la vuelta de Hook era algo que se caía de maduro. Y fue a comienzos de Mayo cuando se anunció  que volvería a Buenos Aires y haría, ni mas ni menos, que los dos discos de su primera banda tal como había hecho con los de New Order.

La cita fue un miércoles frío, húmedo y lluvioso (una Londres cualquiera). La tormenta eléctrica que azotaba Buenos Aires desde el martes había cancelado los vuelos y la banda estaba varada en Uruguay. Todo show legendario tiene que tener su cuota de suspenso. Fue así que después de 9 horas, Hook y compañía pudieron cruzar el charco, hacer la prueba de sonido y confirmar a través de su twitter, que el show arrancaría con un set de New Order a eso de las 21:20hs.

Apenas llegabas a Niceto se podía ver y escuchar la ansiedad que había en la gente, que era mucha desde muy temprano (porque muchos se perdieron el año pasado parte del set de Joy Division por llegar tarde) y que formaba una fila que doblaba la esquina de Niceto y Humboldt.

El local de Palermo estaba abarrotado. No entraba nadie más. Y tal vez por lo poco que te podías mover, la espera se hizo tan larga. El grupo esta vez salió un poco mas tarde de lo anunciado, pero no se le podía reprochar nada después de la odisea vivida.

peter-hook-07-buenos-aires-niceto-club-mechafiz-mercedes-fiz

Eran las 21:50 del miércoles y Peter Hook & The Light daba comienzo a la velada con “Elegia” y “As It Is When It Was”. Un buen sonido que se acomodaría con el correr de las canciones, aunque la voz de Hook estaría un poquito mas abajo en la mezcla final ya que el poco descanso no lo dejo recuperarse. “Every Little Counts” marcaba el final del set introductorio e indicaba que era momento de sumergirnos en la historia. Dos de los discos mas importantes, mas influyentes y mas hermosos de la música serían interpretados TAL CUAL fueron grabados allá por 1979 y 1980.

Después de un pequeño interludio y de 3 canciones perdidas de la J (“No Love Lost”, “From Safety To Where…?” y “Digital”) comenzaría lo que fue, para muchos, el show de sus vidas.

Atrocity Exhibition” marcaba el inicio de “Closer” y unas cuantas sonrisas se dibujaron en varios rostros de los presentes en Niceto. Y cabe aclarar que había desde chicos de 17, 18 años a gente de 50 y pico, estos últimos un poco molestos con el pogo que se fue haciendo un casi constante con el correr de las canciones. Pero no importaba, la felicidad de estar presenciando algo mágico podía mas que cualquier empujón.
Tengo que admitir que “Closer” era el disco que menos me gustaba de Joy Division, mas allá de algunos temazos sueltos como “Isolation” o “Heart And Soul”. Pero fue a partir de esta última, que mi visión sobre ese disco cambió drásticamente. Y creo que en muchos de los que estuvieron en Niceto también. El cierre del segundo set de la noche con la tríada mas oscura (y pesada, si se quiere) de la noche con “Twenty Four Hours” (que versión!), “The Eternal” y “Decades” se llevó una de las ovaciones de la noche.

Hasta aquí, la banda sonaba increíble. Paul Kehoe demostraba (otra vez mas) que es el baterista perfecto para interpretar estas canciones. Jamás pierde el tiempo y hace cada fill con una justeza y delicadeza que es imposible no colgarse mirándolo tocar. Jack Bates y David Potts, bajo y guitarra respectivamente, hacen lo que quieren con sus instrumentos y son ellos, junto a la voz de Hook, que cerremos los ojos y soñemos, por un momento, que estamos escuchando a la banda que se homenajea.

No me pregunten la hora, porque a esa altura ya estaba inmerso en el pogo de “Disorder” y en la hipnótica “Day Of The Lords”. “Unknown Pleasures” probablemente sea uno de los discos mas influyentes de la historia y se notaba que la gran mayoría del público estaba ahí por ese álbum.

Y fue con este disco que Niceto estalló. Uno de los segmentos mas festejados fue el iniciado con la oscura e calcada versión de “New Dawn Fades” (mi favorita), siguió con la inmensa “She’s Lost Control” despertando de nuevo a los pogueros y pegadita, sin respiro, ese himno llamado “Shadowplay” que cantó hasta el tipo de seguridad. Ronda a lo ancho de Niceto, pogo, corridas, abrazos, mosh, alguna lágrima y mucha gente sonriendo y cantando cada palabra de uno de los temazos mas festejados de la noche. A esta altura, no había nadie hablando o tomando cerveza. Todos estaban inmersos en el viaje que Peter Hook nos había propuesto.

Wilderness” y otra vez la calma. “Interzone” y de vuelta el pogo, el mosh y la ronda de punta a punta que hizo que Hook mirara de reojo que ninguno se zarpe demasiado.
El final del tercer set, fue ese mantra llamado “I Remember Nothing” y todo su caos y densidad controlada colmo los oídos en Palermo.

Podría haber terminado ahí. Peter podría haber saludado igual de efusivo que el año pasado y listo. Pero este hombre siempre necesita un poco mas. Le gusta tocar. Le apasiona. Y a pesar de todo lo cansado que podría estar, volvió a salir para la ronda final.

Atmosphere” con su atmósfera (je) llena de esperanza y luz, cortó con tanta oscuridad. Y pegada a ella, la frágil belleza de la melodía de “Ceremony” que deseas nunca termine y con la cual todos volvieron a abrazarse, cantar, reír y llorar después de semejante noche.

Y ahora sí, el final a todo trapo. “Transmission” y “Love Will Tear Us Apart” fueron el broche de oro y otro de los puntos mas festejados y hermosos de la noche en que Buenos Aires conoció esos placeres desconocidos.

El viaje empezó el miércoles 29 de octubre a las 21:50 y terminó el jueves 30 a las 00:50hs. Tres horas de magia. Tres horas de felicidad. Tres horas de entrega pura de una banda al límite de sus capacidades. Tres horas de un sueño hecho realidad.

peter-hook-04-buenos-aires-niceto-club-mechafiz-mercedes-fiz