13 de Diciembre de 2014 – Teatro Vorterix

“Viva PEZ!”

Cuanto juega el factor sorpresa en un recital en vivo.
Para el sábado 13 de diciembre, se esperaba la presentación “El Manto Eléctrico”, el nuevo y hermoso disco que Pez hizo este año. Pero como dijo entre risas y promediando el show, Franco Salvador, baterista del grupo, esta era la fecha de “lanzamiento del disco para que lo escuchen, y así seguir robando. La presentación es en Marzo/Abril…”.
Pero antes de todo, y a eso de las 20hs, Juan Ravioli fue el acto apertura de la noche con unas muy lindas canciones. Algunas de ellas más gancheras, otras más rebuscadas y colgadas como “Bajo La Sombra” de su reciente EP, que junto a “Allá Voy” fueron dos de los puntos sobresalientes de su show. En algo así como 40 minutos, Ravioli nos dejó a todos punto caramelo para lo que se venía…o creíamos que venía.

A eso de las 21hs, Minimal se calzó su Gibson Les Paul y disparó la “Melodía Maldita” que abre “Quemado” (1996) y con “Fuerza” arrancó lo que sería una de esas noches inmensas donde todo lo planeado sale tal como se espera.

Con un sonido impecable durante todo el show, las sorpresas irían cayendo de a tres o de a cuatro. Apenas habían pasado cinco canciones cuando la banda invitó a Martín Santoro y a Juan Ravioli a interpretar un par. La magia y la ovación de la gente aparecieron cuando “Difícil de Conseguir” y “Bettie Al Desierto” (“Hoy”, 2006) fueron comenzadas. Tampoco aflojó cuando “Seremos Recuerdo” de “Volviendo A Las Cavernas” (2011) salió por los parlantes. Las tres canciones no habían vuelto a sonar (salvo “Bettie…”que fue tocada en el show por los 20 años) desde que la banda volvió a ser un trío.

Pez-Vorterix-Diciembre-2014-Buenos-aires-en-Foco-13

Y recién nos estábamos despertando cuando la banda arremetió con una seguidilla digna de enmarcarse en un cuadrito. Un temazo estreno (“Muerde La Luz”) mas “Todo Lo Que Ya Fue” (una de las nuevas que vienen tocando desde principio de año) se pegaron a “Edificios” de “Cabeza” (1994) y a ella, otras dos nuevas que ya habían sido tocadas alguna vez pero que quedaron fuera del disco. En primer lugar, y con la presencia (de pie) del Pato Larralde de Sauron y Los Antiguos, “Nunca Nadie Supo Como” prendió fuego el campo y a continuación, “La Joya” se llevaron todos los aplausos hasta ahí.
“Esto es un lujo personal que nos damos” dijo Ariel cuando presentaba a parte de Los Pillos, una legendaria banda de los 80’. Junto a ellos, hicieron “Viajar Lejos” (tema del cual Pez hizo una muy buena versión) y “Baila” canción que desconocía pero que sonó demasiado bien como para decir que no gustó.

Nos encontramos en la mitad del show dos horas, Pez volvía a incluir esa gema llamada “Por Siempre” (“Folklore”, 2004) y le pegaban “Os Garcas” y “La Madre De Todas Las Artes” y este segmento del recital fue, probablemente, en el cual Franco se destacó por sobre todos con sus bases rítmicas imposibles de imitar siquiera, casi pareciendo una máquina.

Y como dije al principio, como juega el factor sorpresa en un vivo. Porque todos fuimos a la presentación de “El Manto Eléctrico” y a cambio, nos llevamos el recuerdo de “Sus Alas No Vuelan, Ya No Puede Volar”, “Ushuaia” (por primera vez tocada en Buenos Aires) y la más que hermosa y frágil canción que da nombre al último disco. Este momento del show, en el cual Pez volvió a ser quinteto por la vuelta al escenario de Santoro y Ravioli, fue el punto más alto y emotivo del show. Pude ver a varios chicos y chicas con ojos lagrimosos mientras sonaba el instrumental que cierra el épico “Folklore”.
Un momento único que, probablemente, no se vuelva a repetir. Pero, “nunca digas nunca” dice el dicho.

Ya para el final, con el corazón en la mano, el trío regaló otras magias como “Ya Nadie Lee En Estos Días” (“Pez”, 1998), “Eyéctenlo” (“El Porvenir”, 2009) y “Último Acto” (“Los Orfebres”, 2007) dejando para el final “Rompe El Alba”-“Lo Que Se Ve No Es Lo Real” terminando de romper las pocas cabezas que a las 23 hs todavía estaban enteras.

Al salir, vi a muchos (y me incluyo) sentados, callados, como tratando de entender que era lo que había pasado durante esas dos horas.
Y lo que pasó fue, casi sin dudas, el show del año de esta banda. 

Pez-Vorterix-Diciembre-2014-Buenos-aires-en-Foco-1