10 de Enero de 2015 – Teatro Vorterix

Adrian Barilari, abusando de su poderosa voz para la alegría de todos.

Comenzó el ciclo “Verano Negro” en Vorterix y al igual que el año pasado el encargado de  abrirlo fue Adrian Barilari. La Voz Argentina dio un show de dos horas casi de manera ininterrumpida, haciendo un repaso por toda su carrera solista. “Abuso de poder” fue el primer tema en sonar al que le siguió “Corazón homicida”. El Teatro estaba colmado, será por eso que Barilari cantó con una sonrisa en su rostro todo el concierto. “Sin mirar atrás y “Cenizas en el viento” del último disco solista “4” sonaron muy bien, la banda que acompaña a Adrian suena muy ajustada. 

Los hermanos Julián y Gabriel Barret, guitarrista y bajista respectivamente; más Nicolás Polo en batería y Guillermo de Medio en los teclados se acoplan de muy buena manera a la gran voz de Barilari, haciendo que todos los que estuvimos en el Teatro Vorterix pasáramos una gran noche de rock bien pesado. El cantante agradeció varias veces al público por hacerle  el aguante y sobretodo bancarse el calor. 

El crecimiento de Adrian Barilari se ha notado mucho, ya que hace un año atrás para la misma fecha y en el marco del mismo ciclo, el Teatro esta mas lleno que aquella vez, un público muy diverso a nivel edades, y nadie se quedo sin cantar ninguna de las canciones.

Adrian-Barilari-Teatro-Vorterix-Enero-2015-Verano-Negro-Buenos-aires-en-Foco-1

Las que seguían cayendo una tras otra sin tregua: “Siempre” y “Nunca es tarde” fueron las protagonistas antes de que llegue la hora de los invitados, más que especiales. En primer lugar Fernando Scarcella,  baterista de Rata Blanca, al que le siguieron Javier Barilari (sobrino) y Guido Barilari (hijo) tocando el bajo en “Algo mágico”, un momento emotivo de la noche. 

La gran noche del sábado iba llegando a su final lamentablemente, ya que todos queríamos que no terminara mas, la estábamos pasando muy bien, la voz de Barilaria estaba excelente como siempre, bien al frente como ya nos tiene acostumbrados. La banda fue un reloj suizo, sin fallas, “Cazador”, “Hoy por hoy”, “Jugar con fuego” y “Las sobras quedaran atrás” fueron las últimas canciones en sonar en el Teatro, así dos horas después del comienzo la gente se retiraba feliz de haber pasado una espectacular noche a puro rocanrol del bueno y bien pesado.