27 de Diciembre de 2014 – Teatro Vorterix

Lejos de la inocencia, El Bordo brindo rock en Vorterix

“El Show se suspende por razones ajenas a la banda”… una voz en Off, silbidos del público presente y en algunas caras con gesto picaresco, recordar que era 28 de Diciembre, Día de los Inocentes.

En el escenario, se veían las zapatillas detrás del telón que se abría y sonaba  “A mi Favor” y los primeros acordes de guitarras, entre los hermanos Kurz.

La sobriedad en estos días festivos no es el estado ideal y estos 5 muchachos estaban dispuestos a embriagarnos de mucho rock para ir despidiendo el año a pocos días de recibir el 2015. Es así como  “Sobrio” resonaba en todo Vorterix y el teclado de Leo Kohon, refinaba la velada.

Después de vivir un año intenso con giras por todo Gran Buenos Aires, y parte del interior de país, se puede decir que fue un gran año para El Bordo, si bien es una banda que tiene armado un piso firme, que sus producciones y discos son de gran contenido profesional – ya dejaron de ser aquellos pequeños del rock- con el ultimo trabajo “Hermanos” sonido impecable, grabados a cinta abierta, un método vintage y la fidelidad de sonido que le da como un toque gourmet.

El-Bordo-Teatro-Vorterix-Diciembre-2014-Buenos-aires-en-Foco-Foto-Tobias-Noni-7

La lista preparada era extensa, acostumbrados a dar a su público intensidad en sus shows, siguieron con “Descerebrados”, “No Quiero”, con la característica armónica de Khon y pegadoEl insatisfecho”, rock and roll puro y un saxo de compañía.

El sonido de guitarra desgarrada… y  el recuerdo en ese mismo escenario con El Negro García Lopez, esta vez “El puerto escondido”, sería dedicado para él, con un bajo intenso de Pablo Spivak y solo de trompeta que dejó eufórico  a todo Vorterix.

Con dos noches de show en el mismo teatro, esta sería la última del año, listas distintas, pero el mismo espirito que caracteriza a Los Bordolinos, que no paran de arengar con sus “trapos”, el ritual clásico que no se pierde y que le da  identidad a este tipo de rock que atraviesa barrios e historias.

Con el mismo cantico que por octubre resonaba en el Estadio Malvinas, en la presentación de “Hermanos”, se escuchaba un… “Y Dale Bordo, y dale Bordo”… con el bombo de Migue Soifer y la potencia cargante en la batería en “Madre Tierra”.

“Donde Vagan Los Sueños”, un himno ferviente en la voz de Ale Kurz, quien lleva como el líder tranquilo la dirección de los tiempos y el clímax, sonriendo con la mirada, agradeciendo al ver rostros conocidos entre los presentes, hacen que infle el pecho con orgullo de una noche de éxito en compañía de los suyos.

El-Bordo-Teatro-Vorterix-Diciembre-2014-Buenos-aires-en-Foco-Foto-Tobias-Noni-5 El-Bordo-Teatro-Vorterix-Diciembre-2014-Buenos-aires-en-Foco-Foto-Tobias-Noni-22

Arrancar los gritos y cantos parece cosa fácil y los saltos sincrónicos en “Silbando” y “Lejos”, con un punteo sumiso en la guitarra de Ale, y la invitación – al otro lado – entre la armónica pasiva y su cálido dialecto.

El resto de la noche se daba por cantado, en la euforia, en el calor, en los clásicos como “La Banda” e “Instinto”, y el resto de una lista. El camino no es equivocado, elegido por estos hermanos con sangre de rock.

Los balances al llegar el final del año son comunes para la mayoría y aquí se debe  reconocer  en esta banda  su permanencia, su conciencia en cada paso… la meta, será una sola… La música.

El-Bordo-Teatro-Vorterix-Diciembre-2014-Buenos-aires-en-Foco-Foto-Tobias-Noni-20