13 de Marzo de 2015 – Teatro de Flores

Epica en Argentina

Séptima visita de Epica a nuestras pampas. Esta vez, para presentar su último LP: The Quantum Enigma, lanzado el año pasado. En una jornada harto calurosa nos dirigimos al Teatro de Flores para presenciar el show de una de las bandas más convocantes del género sinfónico. El lugar estaba bastante colmado, más de mil personas habrán concurrido aproximadamente. La única banda encargada de telonearlos fue Elessär, quienes resultaron ganadores de un concurso realizado por Icarus (sello discográfico y encargado del show) para ser el acto soporte de la banda de Mark Jensen. No llegué a ver la performance del grupo pero me dijeron (fuentes confiables) que dieron un buen show y que la gente los recibió cálidamente. Pulgares arriba para ellos entonces, porque lo que escuché en CD está más que bien, pero trasladar ese sonido en vivo no siempre es una empresa fácil.

Pienso que es positivo también que los actos soportes surjan del voto de los concurrentes al evento, gran acierto por parte del sello. Pero todos estaban ahí por la banda procedente de Holanda, la cual a las 21:00 hs. puntual, se hizo presente en el escenario. Con la intro “Originem” de fondo el primero en salir fue el baterista: Ariën Van Weesenbeek, luego siguieron los demás siendo la última en aparecer la bellísima Simone Simons . A todo esto los fanáticos ya estaban enardecidos, dado que el momento que tanto habían esperado (algunos estaban haciendo fila desde la mañana) había llegado. El comienzo era previsible ya que la introducción nos hacía suponer que sería igual al CD.” The Second Stone” fue el puntapié inicial para que los fanáticos iniciaran el pogo en el medio del campo. Cabe destacar que este ritual fue bastante “amistoso” y no tan violento como podría serlo un pogo hardcore, por ejemplo. De todas formas el calor me abrumaba así que me retiré hacia atrás en busca de aire. Desde el fondo mi percepción del sonido mejoró, en ningún momento sonó mal pero desde mi primera ubicación, escuchaba muy fuerte la voz de ella y los teclados. Desde Atrás empecé a notar el laburo de las violas y el bajo.

Por supuesto que la gente también se hacía escuchar y los seguidores de Epica son un público bastante entusiasta por cierto. En pos de tocar el material mas nuevo sonó “The escense of Silence” recibido muy bien por la gente. Las voces podridas corren por cuenta de Mark (violero) quien hace un buen desempeño en este rol. El primer “clásico” que tocaron fue “The last Crusade” extraído de Consign To Oblivion (2005). La performance vocal de Simons fue impecable, haciendo uso de su talento y carisma para conquistar a hombres y mujeres por igual. No sólo realiza un despliegue a la altura de lo que oímos en estudio sino que también le pone mucha energía al show sacudiendo su colorada melena. Casi todos los músicos del grupo hacen uso de sus cabelleras para dar un espectáculo que, sumado a los ventiladores ubicados al pie del escenario, nos brindan una imagen digna de cualquier publicidad de shampoo. Casi todos porque  el tecladista es pelado. Pero volviendo a lo estrictamente musical creo que el fan se llevó lo que fue a buscar. Un setlist variado que repasó toda la discografía de la banda. Incluso el público tuvo la posibilidad de elegir si tocaban “Fools of Damnation” o “Façade of Reality”.

Epica_Teatro_De_Flores_Marzo_2015_Buenos_Aires_En_Foco_Fotos_Victor_Guagnini-14

Ante el mayor fervor de la monada decidieron tocar la segunda. Hubo algunas frases de manual como “suenan más fuerte que Brasil” dicha por Mark Jensen. Por supuesto que estos muchachos tienen oficio y saben como meterse a sus fans en el bolsillo pero no es necesaria la demagogia. No dudo que aún se sigan sorprendiendo de la reacción de la muchachada que abajo pogueaba, bailaba y saltaba como si fuese la última vez. Sin duda las audiencias sudamericanas distan bastante de las europeas, pero pueden quedar bien sin usar esos artilugios dialecticos. La música seguía sonando y pasaron temas como: “Victims Of Contigency”, “Cry for the moon” (con un solo de batería al final) y “Design your universe” antes de que los músicos abandonen unos instantes el escenario. El primero en Regresar fue el tecladista Coen Jannsen, quien portaba consigo un teclado más pequeño y portátil. Tomó la palabra por unos instantes: “Este es el último show de la gira sudamericana y es el mejor”. Dijo algunas frases más por el estilo y fue el encargado de entretener a los presentes, mientras en su otro Teclado (el fijo) se colgaba una bandera argentina entregada por los fans. Todo este monólogo fue recompensado con el grito de “pelado… pelado” y pareciera que Coen lo entendió o le soplaron qué significaba porque se tocaba la cabeza.

Finalmente fue él quien soltó las primeras notas de “Sancta Terra”, momento en el que volvieron los demás al escenario. Mark y Simone vistiendo camisetas de la selección argentina,” ¿Les gusta esta camiseta? A mí también” decía Simone (¿Ya usé la palabra demagogia?). Todos parecían extasiados ante el conjunto que cerraría el show con “Unchain Utopia” y “Consign To Oblivion”, luego de casi dos horas de actuación. Un show potente que dejó más que felices a quienes pudieron asistir y son amantes de este género. Si se lo perdieron no desesperen, a esta altura Epica en Argentina es una constante en las giras sudamericanas y garantía de éxito asegurado.