14 de Abril de 2015 – Groove

Dead Kennedys en Groove

Hay algunas cosas que a mi gusto no se hacen. Ponerle mayonesa al asado caliente, Pepsi a un Branca y las reuniones de los grupos sin sus piezas fundamentales.

¿Se imaginan  Mötorhead sin Lemmy?. Bueno, en este caso es lo mismo. Más allá que lleven varios años reunidos y ya con algunos cambios de cantantes en su haber, Dead Kennedys sin Jello Biafra es algo irrisorio.

Tras unos catorce años de su debut porteño en Cemento, y esta vez con Skip en las voces y Steve Wilson en la batería ,ya que DH Peligro está enfermo y no salió de gira, los dos originales, Klaus en bajo e East Bay Ray en guitarra, llevan un tiempo remando en un bote desinflándose, el cual hundieron ellos mismos, y en Groove ayudaron a que suceda.

¿La banda suena bien? Si. Aunque por momento haya sido una bola de ruido, instrumentalmente siguen siendo esa mezcla de hardcore y música surf que marcaron una generación con un mensaje.

¿Es lo mismo que el recuerdo de los VHS en vivo en California?. Ni a palos. Si bien pasaron casi treinta años de ese tiempo y se mantiene un poco la fuerza, ya no es lo mismo.

Sabemos ponerse en los zapatos de Biafra es tarea complicada, y Skip se limita a cantar. Cambiando la letra en algunas canciones, como el caso de “MTV get off the air”, pasando de “hi, i’m your VJ” a ” i’m your Youtube blogger”, en algunos casos perdiéndose y terminando las canciones de otro modo, a estos DK les bastó una hora en el escenario para hacer un karaoke de sus clásicos.

Dead_Kennedys_Groove_Abril_2015_Buenos_Aires_En_Foco-10

“California Über alles”, “To drunk to fuck”, “Police Truck”, “Nazi punks fuck off”, “Holidays in Cambodia”, “Moon over marine” , “ill in the head”, “Chemical warfare”, esta ultima mezclada con “Sweet home Alabama”, entre otros tantos hicieron de la lista de temas, los clásicos que la gente quería escuchar pero quizás a otro modo.

A esta altura de la vida por más punks que seamos, sabemos que hay que pagar las cuentas, y que las heladeras no se llenan solas, pero al  menos para mi estos DK están más muertos que el ex Presidente de Estados Unidos. Si querés volver hacelo, pero si en quince años no se te dio por hacer un disco nuevo y te dedicás a un repertorio de otros, algo no está andando bien.

La noche la cerró Dos Minutos, que si bien ellos eran los encargados de abrir, el mismo Mosca comentó soprendio que ni él entendia el cambio de horario  (quizás los viejitos californianos querían ir a dormir).

Durante su set, los oriundos de Valentin Alsina, hicieron lo que más saben hacer sobre el escenario: Que todo sea una fiesta. Con un estado etílico notable como es su costumbre, pero brindando un buen show -aunque con incontables  problemas de sonido-, y con invitados como Mikel de Kapanga y El Indio (ex guitarrista) en las voces de varios temas, no bajaron la velocidad en ningún momento.

El Mosca es ese tío que nuestra madre ruega que no seamos como él, y para nosotros es el mejor ejemplo. A base de clásicos de siempre la zona Sur de la ciudad dijo presente y remontó con su repertorio una fiesta de punk rock haciendo olvidar el mal trago bebido con los Kennedys.