12 de Mayo de 2015 – Teatro Vorterix

STEVEN WILSON en el Vorterix

Ah! La puntualidad inglesa, ese factor que acá pasamos un poco por alto.

El show estaba anunciado para las 21hs. Llegué a Colegiales 20:40, tranquilo. Pero al entrar, me doy cuenta que “Esteban” (tal como unos locos empezaron a llamarlo en medio del show) y su banda ya estaba en el escenario. No había pasado mucho de “3 Years Older”, la segunda canción del motivo por el cual la voz de Porcupine Tree nos visitaba nuevamente. “Hand. Cannot. Erase” es un disco mucho más luminoso que sus trabajos previos y se nota. No solamente desde la estructura de las canciones (no tan enroscadas como en los anteriores), sus melodías y letras, sino también de las proyecciones que se suceden una tras otra en la pantalla del Teatro Vorterix. La canción título (la más ganchera y, si se quiere, popera en su discografía) y “Happy Returns” (con una melodía pegadiza hasta el hartazgo) son buenos ejemplos de esto que digo.

Wilson es un personaje sincero. Se mueve graciosamente cuando el público empieza con los “olé, olé, olé” y nos cuenta que “esto casi no pasa” (capaz por la baja de Guthrie Govan y Marco Minnemann después del tour europeo). “Pero por suerte, estamos aquí y estamos muy felices de poder tocar para ustedes.”

Steven Wilson @ Teatro Vorterix, 12.05.2015

Y nos blanquea otro inconveniente: “Ahora, como todos saben, en el disco contamos con la voz de una cantante, Ninet Tayeb y Leo Blair. Así que, tenemos un problema, ya que ninguno de los dos está aquí. Entonces, teníamos dos alternativas: que Nick Beggs (bajista) cambié de sexo, cosa que a su mujer mucho no le iba a gustar. O, la opción que tomamos, disparar desde una hermosa Mac las voces. Esto es un poquito de trampa, si. Pero es la manera que tenemos de tocar para ustedes esta canción.” Y a continuación, la inmensa “Routine”. Después de esto llegó una ovación del teatro colmado.

Pero eso fue simplemente la entrada en calor. La enorme “Index”, del aún más grande “Grace For Drowning” (2012), inició una seguidilla que desembocó en “Home Invasion” y “Regret #9”, que tal como en el disco, fueron  y conformaron una suite de 11 minutos de lo más destacable de esta primera parte del show.

Lazarus” de la banda de toda la vida de Steven, fue uno de los picos emotivos y con mas participación del público, que la cantó hasta el final.

Un cover (“Thank You” de Alanis Morissette) y “una canción influenciada por el movimiento Shoegaze de fines de los 80’s” (“Harmony Korine” de “Insurgentes”) en palabras de Wilson, dieron lugar al que fue EL punto más exigente en lo que iba de la noche. Los 13 minutos y 44 segundos de “Ancestral” interpretados tal cual fueron grabados desataron la euforia y una larga ovación después de semejante muestra de virtuosismo. Después de esto, el final del disco con la ya mencionada “Happy Returns” y esa pieza final de solo piano que es “Ascendant Here On…”, cerraron la primera parte.

Ya con un telón de por medio (tal como en  2012) donde se proyectó un video bastante turbio, sonó “The Watchmaker” del increíble “The Raven That Refuse To Sing” (hasta entonces ignorado) y fue aquí cuando pudimos ver a Steven en su máxima expresión. Primero, sentado en una banqueta, cantando con soltura y acompañado solamente por Nick Beggs en bajo y David Kilmnister en guitarra (capaz lo ubiquen porque giró con un tal Roger Waters en el marco del tour de “The Wall”) para luego tomar la acústica. Y al momento de entrar la banda completa, moverse al piano, tocar el bajo y nuevamente agarrar esa hermosa PRS azul y dejarnos boquiabiertos. 

¿Y qué puedo decir sobre “Sleep Together” de “Fear Of A Blank Planet” de Porcupine Tree? Si venías mirando los setlist, tal vez no te sorprendió tanto. Pero de no ser así, estoy seguro de que la irrupción de ese tema en la noche de martes, no hizo más que alegrarte el corazón y los oídos. Magia en su estado más puro.

Para cerrar de una vez por todas, “The Raven That Refuse To Sing” fue el opus que dio por terminada una velada gloriosa que los presentes recordaran por mucho tiempo.

Desde los muchachos y muchachas de veintipico a los cincuentones más sabios, todos sabían lo que esa noche iban a ver.

Lo que no sabían, era que presenciarían el pico creativo de uno de los músicos más interesantes de los últimos 20 años. Y eso, es mucho decir. 

Steven Wilson @ Teatro Vorterix, 12.05.2015