14 de Mayo – Teatro Vorterix

“El Mejor Tributo de la Historia”

Creo que ningún escucha de Frank Zappa pensó jamás, que alguna vez en Argentina podría ser testigo de la música de uno de los músicos mas importantes e influyentes de la historia. Dweezil Zappa, el hijo de Frank, bajó a nuestras tierras con la premisa de traernos músicas que nunca fueron interpretadas por aquí.

En la primera fecha de las dos que tiene en Buenos Aires (la segunda es en el Teatro Ópera el sábado 16 de Mayo) Dweezil junto a Sheila Gonzales (Saxo, Flauta, Teclas y Voces), Ben Thomas (Voces), Chris Norton (teclados), Kurt Morgan (bajo) y Ryan Brown (Batería) dieron rienda suelta a una selección de soberbias canciones de Frank.

Y hay que decir que las elecciones fueron excelentes, porque pasaron por todos los sonidos con los que este genio jugó a lo largo de sus 89 discos editados en vida.

Zappa_Plays_Zappa_Teatro_Opera_mayo_2015_Buenos_Aires_En_Foco-12

Si alguien se pone exigente, puede decir que faltó tal o cual tema, pero desde mi lugar debo admitir que la lista interpretada desde “Zomby Woof” al final a todo trapo con “Muffin Man”, pasando por gemas como “Peaches En Regalia”, esa pieza zappada junto a Jack Bruce de Cream llamada “Apostrophe” o “My Guitar Wants To Kill Your Mama” me encantó.

¿El Sonido? Al principio un poco bajo. Pero bastaron un par de temas para que todo suene como debía ser: fuerte y claro.

Párrafo aparte para la labor de Dweezil a la hora de encarar la parte mas difícil de todo esto: los solos de su padre. El muchacho dice que reaprendió a tocar la guitarra para poder hacer esto. Pero lo que tocó, no se aprende, se lleva en la sangre. La fidelidad, el respeto, la alegría y la soltura con la que encaraba esas partes imposibles para cualquier otro, era realmente envidiable. Y es ahí cuando te das cuenta que esto es un tributo en serio. Porque no hubo demagogia ni excesivos movimientos o muestra de “mira como toco”. Las intenciones eran sinceras. Y sino, como explicar la hermosa versión -con final extendido- de “Uncle Remus”. O la IMPECABLE versión de “Sinister Footwear” (“una de las canciones mas extrañas que escribió mi padre”).

Capaz peco por seguidor de esta música, pero lo de ese de jueves en Vorterix fue uno de los conciertos mas hermosos del año.

La banda, excelente. Todos los músicos compenetrados en su tarea y siempre haciendo algo. Ya sea Ben Thomas, que cuando no cantaba hacía alguna guitarra rítmica (“Inca Roads”) o una parte con trombón. O Sheila, que cantaba de manera soberbia y después tomaba el saxofón y hacía un solo espacial. Y ni que hablar del muchacho de las teclas, con una voz prodigiosa y que junto al baterista cantaron a dueto la terrible “I’m So Cute” a velocidad punk. A todo esto, el público de Colegiales (que iba desde veinteañeros a cincuentones que parecían nenes de lo emocionados que estaban), se rompía las manos cada vez que terminaba una canción. Ovación constante ante cada arranque, solo y final de pieza.

Para destacar, la demostración sencillez de Zappa que, al terminar de tocar, dijo que si esperábamos media hora, salían a firmar. Y así fue. Los seis músicos en una mesa, cómodamente sentados, firmando, sacándose fotos o charlando con otros fanáticos sobre una noche que nadie olvidará.

Zappa_Plays_Zappa_Teatro_Vorterix_mayo_2015_Buenos_Aires_En_Foco-9 Zappa_Plays_Zappa_Teatro_Vorterix_mayo_2015_Buenos_Aires_En_Foco-6