Entrevista Doble Fuerza

Días antes de la presentación en el Teatro Flores, conversamos con el grupo acerca de la misma, su nuevo disco, y la próxima visita a Colombia en agosto.

11008462_1118261871521167_9084423751774205047_n

La puerta de la sala está cerrada, pero los golpes de batería se escuchan acustizados del otro lado de la pared. La inconfundible voz de Huguito se escapa nítidamente, pero lejana, como si fuesen unos auriculares en la mochila que quedaron prendidos. La misma voz que acompaña al grupo desde el primer día sigue intacta. Me pongo a caminar por los pasillos y me relajo en una silla de una mini sala de espera. Un cenicero con mil puchos muertos por la mitad hace varios días por diferentes usuarios de la sala. Esos que quizás se apagaron brúzcamente, al grito de “tengo una  idea”, y el resto de los músicos lo siguieron adentro, a ver si se trataba de la canción que iba a salvar al mundo, o tan solo unas notas que nunca más se iban a repetir.

En la sala ya no se escuchan notas. Ahora voces y cierres de estuches que guardarán instrumentos hasta el próximo ensayo. Los cuatro músicos saludan, algunos beben tragos de 1000 Pippers y la nota comienza.

Hugo y El Niño (Cantante y bajista) son quienes toman la palabra. Dos personajes del punk rock con varios años e historias dentro del movimiento. Casualmente mientras caminaba hacia la sala, recordé que una década atrás le había hecho una nota a Hugo. Más de tresmil días después el cantante remarca que en todo este tiempo que pasó, el grupo tuvo cambios de integrantes, hubo giras por el interior y exterior, llegando a Brasil, Chile, Uruguay y Colombia, país al que vuelven para formar parte de un festival con más bandas sudamericanas el 9 de agosto.

A la hora de hablar del trabajo, el cantante comenta de una cierta maduración tras todos estos años. Además de cuatro personas en el escenario, hay asistentes, agentes de prensa, community mangers, unas cuantas personas trabajando en esto que se llevan un sueldo, es por eso que este trabajo de años lleva sus frutos y dedicación. Sin perder la escencia ni la humildad de un “pibe de barrio”, el crecimiento se va notando.

En los últimos tiempos, además de shows propios, compartieron escenario con diferentes celebridades del punk rock internacional: GBH (por segunda vez, luego de una gira por Brasil), Dropkick Murphys, y nuevamente con los Die Toten Hosen.  Los años y la experiencia, los hicieron ser uno más en el escenario esas noches. No se trata de jóvenes ansiosos que le tuvieron que vender entradas hasta el verdulero para cubrir el gasto, sino que fueron tratados como una banda del nivel que tienen. Aunque comentan no criticar a quienes caen en ese juego, el grupo desde siempre en ese aspecto, jugó en las ligas mayores.

Diez años separaban estas palabras actuales con los de la nota anterior, y Diez justamente es el nombre del nuevo disco a salir. Si bien los trabajos en estudio no dan esa suma, el nombre del nuevo disco, está basado tambien en la cuenta de DVD y demás ediciones. Y el  mismo refleja lo que indica es cifra. “De diez”, como la mejor nota que puede tener un estudiante, o la camiseta de un futbolista.

El 17 de julio se presentarán en el Teatro Flores.  Adelantando que habrá un recorrido por toda su discografía con varios invitados -más aún que en el show del aniversario de “Pibes de barrio” en Uniclub-, además de la preparación evento por el cambio de edad del grupo en octubre.

Tras todos estos años en la ruta, el cantante comenta sobre la experiencia que fue obteniendo. Si bien a lo largo de toda la historia del grupo pasaron unos cuantos integrantes, en la actualidad a la hora de algún cambio, todo se toma con tranquilidad, ya sea para buscar un músico que se adecúe a las necesidades del grupo, la composición de un trabajo o el armado de un show.

Como sucedió con tantos otros músicos en todo este tiempo, el cantante se convirtió en padre. Agustina, su hija, de a poco se va interesando por la banda, sin la palanca por parte del padre, quien le da la libertad de que elija que quiere escuchar. Ella  de a poco, ayudada por la madre va seleccionando sus canciones preferidas e incluso es la asesora de su progenitor, para el vestuario de su próxima presentación en Flores. 

Y así todo, hablando de ropa del cantante, a los que lo conocen les llega a la mente algo: El famoso chaleco de jean. Si bien el original, terminó despedazado entre miles de fans el día de la grabación del DVD, el actual bien podría ser donado en su momento para decorar las paredes de algún museo de punk nacional en nuestro país. Y hablando de museo, todos los presentes en la charla llegamos a la misma conclusión: Que mejor que en algún momento recuperar el espacio de la calle Estados Unidos 1234 para que el mismo funcione ahí. Es solo cuestión de trabajarlo.