“Somos todo aquello que muchos no quieren ser”

La Parla de Raviolo está compuesta por Andrés Quintero en guitarra y coros, Federico Morales en voz, Joaquín Rodríguez en guitarra, Juan José Greco en batería y percusión y Nicolás Desulovich en bajo y teclados.

_DSC0022

-¿Cómo fue que decidieron el nombre de la banda?

LPDR:El nombre es una creación colectiva, eso lo sabemos, aunque no hay mucha más información al respecto. También estamos seguros de que es hijo de algunas cuantas noches de bares entre licores y humos. Raviolo es una creación fantástica pero que encuentra muchos símiles en la noche y bohemia citadina; de algún modo es la excusa para ponerle voz a un compendio de maravillosas y oscuras historias que hoy en día no se tienen en cuenta en las visiones del mundo con las que nos bombardean diariamente. Dejamos el resto a libre interpretación.

-¿Cuál es su propuesta musical a la hora de tocar?

LPDR: Rock,la banda hace rock, hay cierta dimensión en la poesía también y teniendo como referente a los grandes del rock and roll .

También en la puesta y propuesta musical nos remontamos a ciertos puntos de referencia, que hoy no son vendidos como los tradicionales y al mismo tiempo esas bandas son las que sin darse cuenta instaron lo que después se dio a conocer como cultura rock.

  -¿Tuvieron algún cambio de formación?

LPDR: Fue mínimo, porque de alguna manera sigue integrado en la banda ya sea como invitado pero aun así sigue estando. Facundo es su nombre y es saxofonista, no fue por algo personal que abandono la banda sino por cuestiones de tiempo, la banda todo lo que era la puesta, la estructura iba creciendo y el sentía que no podía acompañar ese proceso y decidió irse y acompañar de otra forma. El sábado pasado estuvo tocando con nosotros.                                                                                                                                                                       Dejo de ser uno estable pero siempre esta, es más en el disco va a estar participando.

-¿Cómo trabaja la banda el proceso de composición musical?

LPDR: El proceso compositivo lo arranca Fede que hace la parte más artesanal ósea de él y su guitarra, después trae las ideas a la banda y luego las comenzamos a trabajar. Las canciones son sometidas al trabajo lógico de instrumentación de una banda .Las canciones pueden disparar para muchos lados a veces se respeta la idea original, a veces cambia se ve para otro lado, pero es más o menos así.Como así también algunas veces me las trae a mí, algunas se las lleva a Nico.

-Están por sacar su primer disco, ¿Qué pueden adelantar del mismo? ¿En qué proceso se encuentra?

LPDR: De nuestro primer disco podemos anticipar que se titulará “Mitologías urbanas” y se trata de un compendio de canciones estridentes que relatan un atado de microrealidades que hacen a nuestro contexto social. Entendemos que éstas temáticas que nos propusimos reflejar muchas veces pasan inadvertidas frente al ritmo vertiginoso que nos imprime la insulsa rutina de los días, terminando muchas veces arrojadas en los tachos de basura de la historia, siendo injustamente olvidadas. Al mismo tiempo abordan una estética y una temática que quisimos recuperar del ostracismo al que las condena el envase cultural que propone el mainstream con su discurso monolítico y globalizante. En una suerte de práctica antropológica nocturna, salimos a revolver las bolsas donde son enterradas aquellas voces que no se ajustan a los parámetros bacanes y triviales que se difunden desde los grandes centros de poder mundial, desde las instituciones formales, y desde la maquinaria de las publicidades y de los consorcios mediáticos.

En todos los lugares que nos abren sus puertas para llevar nuestro proyecto artístico, siempre sostenemos que entendemos al rock como movimiento y fenómeno cultural, como forma de comprender e interpretar el mundo y no como mero género musical, y es partiendo desde esa premisa que concebimos la necesidad de proponer una alternativa a la cultura masiva que gira en torno a una lógica de vulgarización y desestimación de símbolos que hicieron de nuestro rock uno de los más destacados de la escena occidental. Estamos convencidos que el artista hijo del rock (y decimos rock para no entrar en discusión con otras expresiones de la música) debe inmiscuirse en las tuberías por donde circulan y se transportan las experiencias más reveladoras que acercan al hombre a los bordes de los cuales fue expulsado.

Rozar la línea finita del umbral y sortear la comodidad de la morada, creemos que en eso consiste el compromiso artístico. Porque es en los episodios más sustanciales donde el artista encuentra el fundamento de su obra. Por eso a la hora de componer este primer disco tratamos de eludir los lugares comunes desde los cuales el orden normal de las cosas suele hablarnos y contarnos la “verdad de la vida”. Dentro de estos parámetros, es que creemos que hemos grabado un material sólido, con la potencia que siempre quisimos imprimirle a nuestras canciones. No es un producto azaroso para nada, ya que responde al largo camino que hemos transitado como banda.

En estos días el disco se encuentra en la etapa de impresión. Creemos que para mitad de julio ya estará disponible en las bateas.

-¿Cuáles son los objetivos a largo plazo de la banda?

LPDR: El 2015 estará atravesado por la presentación de “Mitologías urbanas” en la mayor cantidad de espacios posibles. Entre ellos se destaca lo que será la presentación oficial del disco que seguramente tendrá lugar en el mes de octubre o noviembre. Así mismo continuaremos con las presentaciones en Capital Federal y en el conurbano bonaerense. También nos han acercado distintas ofertas para presentarnos en el interior de Buenos Aires. Nos embarcaremos en ese nuevo desafío en caso de poder asegurar la logística que demanda una presentación en el interior.

-¿Cómo ven la escena del under?

LPDR: En primer lugar vale aclarar que no nos consideramos punto de referencia para nada ni para nadie, eso no es lo que nos motoriza. Desde el punto de vista de la propuesta artística observamos la presencia de una diversidad muy rica e interesante en materia de propuestas. Hay ofertas para todos los estilos y todos los gustos. Por otro lado, comprendemos que la escena del rock local se está recuperando de forma paulatina del estado de descomposición en el cual ingresó tras un hecho tan triste y terrible como fue Cromañón. No se pueden desconocer los efectos y las consecuencias que esa tragedia atrajo para todo el universo del rock. Aunque muchas veces se termina hablando desde un lugar sectario y se olvida que lo más lamentable de esa noche fue todo el dolor que desató la pérdida de 194 almas y la aflicción de quienes sobrevivieron a ese desgraciado acontecimiento.

-¿Alguna fecha para adelantar?

LPDR: El próximo sábado 20 de junio estaremos presentándonos en Tiganno Bar (Ramos Mejía). Luego, hay distintas alternativas para el mes de julio que confirmaremos a medida que se acerquen las fechas respectivas. Para el sábado 1 de agosto estamos organizando una nueva presentación de la banda en El Imaginario Cultural. Esta fecha tiene una particular importancia para nosotros ya que en este pintoresco espacio del barrio de Almagro podemos desplegar toda la parafernalia que rodea al proyecto artístico de La Parla de Raviolo.

Allí el espectador podrá ver a nuestro monologuista Tony Trainor vomitando las verdades del Siglo XXI, a la adorable gente de El Triángulo de la Merluza, que es la revista contracultural que surgió desde el riñón mismo de la banda y que comandan Anahí, Ornella y Florencia. La misma se reparte en cada una de las presentaciones que son organizadas pura y exclusivamente por nosotros. También es probable que un artista allegado a la banda exponga unos cuadros en el escenario donde luego nos subiremos a tocar nuestro repertorio.