04 de Junio de 2015 – Teatro de Flores

“Una noche con…”

Como odio llegar a las corridas a un show. Para cuando aterricé violentamente en el Teatro Flores, a Robb Flynn le faltaba un verso para gritar la frase que probablemente tenga en su tumba: “my spirit you cannot break”.

Imperium” fue la primera de las 19 perlas que Machine Head tocó ese jueves 4 de junio.

La tríada inicial se completó con la inmensa “Beautiful Morning” (“The Blackening” 2006) y “Now We Die”, una de las tres nuevas del disco presentado, “Bloodstone & Diamonds”. Y vale destacar que “Now…” es la más fuerte de las canciones nuevas que se tocaron, porque tanto la insípida “Killers & Kings” (como fue el primer adelanto del disco, no se) como “Game Over” (que es un temazo, pero que recién en el último estribillo la gente se enganchó) fallan en eso de generar circle pits, cosa que Roberto pidió durante toda la noche y el público cumplía…hasta ahí. A veces con más entusiasmo, como en el segmento “Locust”-“From This Day” (MUY festejada)-“Ten Ton Hammer”. Y otras veces, con más ganas de contemplar la bestialidad de los músicos, como sucedió en “This Is The End” que todos queríamos ver a Dave McClain lucirse en ese comienzo, a pesar de que el sonido nunca terminó de hacerle justicia a los bombos. Por el contrario, tanto la guitarra de Phil “La Tengo Atada” Demmel y el bajo de Jared MacEachern se escucharon perfectos durante toda la noche. Eso sí, la viola de Flynn en un par de casos –“Bulldozer”- quedaba más alta y tapaba las magias que Demmel hizo durante todo el concierto.

Machine_Head_Teatro_de_Flores_Junio_2015_Buenos_Aires_En_Foco-2

Después de la tibia recepción a un temazo como “Davidian” y de la emotiva “Descend The Shades Of Night” que fuera cantada por todo Flores, vino uno de los puntos más altos del show.

Presentada como un regalo para nosotros (cosa cierta, porque hasta entonces no la habían tocado en estos lares), la INCREÍBLE versión de “Hallowed Be Thy Name” de Iron Maiden sonó y los pocos que no habían incursionado en el pogo, ya estaban dándose unos golpes. Para el final, “Aesthetics Of Hate” con Flynn gritando “Dimebag” en toda la intro, lograría un circle pit tan grande como el centro del teatro, el cual se mantendría, porque le pegaron “Old” y todo se fue al carajo. Mosh, vasos de cerveza llenos volando por los aires (si, un litro de cerveza por el aire.), mucha gente cantando, otros abrazados y otros, sin vueltas, cagándose bien a trompadas.

Para entonces, Roberto ya había demostrado que ni una operación de vesícula le impide gritar, agitar, hacer un solo, agitar otra vez, hacer otro solo y terminar un show de 2 horas con una canción de 9 minutos como “Halo”, que es el opus más exigente que escribió.

Y tras una foto con su público, muchos “thank you” y un par de souvenirs, Machine Head finalizaba su tercera presentación en este país.

¿La mejor de las tres? Eso, lo deciden ustedes.

Machine_Head_Teatro_de_Flores_Junio_2015_Buenos_Aires_En_Foco-3