14 de Noviembre de 2015 – Vorterix Stoner Fest II

Triunfo”

Sutrah, Sauron, Banda de la Muerte, Los Antiguos y Poseidotica. Ese fue el orden en que el Stonerfest volumen dos se desarrolló. Pero hay que decir mucho más sobre que lo meramente musical de esta fecha. Porque esta segunda edición en el Teatro Vorterix significó la confirmación de que esta escena de la música under de Buenos Aires creció.
Lo del sábado 14 de noviembre fue una celebración en todo sentido.

Desde que Sutrah dio el puntapié inicial a las 19hs, todo fue festejo, brindis y abrazos. Sonando bien fuerte y de manera impecable, este trío que particularmente nunca terminaba de convencerme, esa tarde me ganó por goleada. Casi el Alemania 7, Brasil 1 del Mundial 2014. Contundentes versiones de “Salamanca” y “Guacho” nos hicieron arrancar el viaje de una manera mucho más poderosa que el año pasado, cuando Buthan hizo las veces de apertura demoliendo todos los sentidos de manera más progre. En 30 minutos, Sutrah nos cagó a trompadas.

Para cuando salió Sauron, el teatro de Colegiales ya contaba con una gran cantidad de personas bebiendo grandes cantidades de cerveza y fernet. Y esto es algo que vale destacar, porque un montón de gente llegó bien temprano para no perderse ni una sola banda. Aplausos para el público que ya entendió que si dice “puntual” no cae a las 21 y después se queja.
La banda de los hermanos Larralde salió a matar y no era para menos. Es que el cuarteto tiene más de 20 años de historia en el under y llegar a ese lugar era realmente un triunfo, tal como lo dijo un Pato visiblemente feliz y con una sonrisa que nunca desaparecía. Para colmo, sonaron de una manera soberbia y gemas como “La Luz Mala” (que inició el show), “Pus de León” -”no canto canciones de amor!”- y “Cruces”, recordando aquel lejano primer disco homónimo, brillaron y demostraron que Sauron está desde hace una buena cantidad de años, prendido fuego. Y más allá de toda la magia que puede generar Pato Larralde con su sola presencia, esta banda tiene una de las mejores bases del país con Pepe Larralde en la viola (nunca deja de sorprenderme lo que solea), Claudio Fazio desde la bata y Hernán Zicarelli en un bajo de 5 cuerdas que, junto a toda la batería, te golpeaban el pecho violentamente. El cuarteto nunca paró de agradecer y se fue feliz haciendo ese himno de “El Último Árbol Sobre La Tierra” (2012) llamado “Humo Eléctrico” . Que show!

Otra pausa. Esta vez un poquito más larga. Más gente, más cerveza y cuando nadie lo esperaba, Banda de la Muerte sale de una manera muy climática, bastante raro en ellos que siempre salen a matar. Pero este show era diferente y el cuarteto cambió su color por un rato. El doblete del enorme “Pulso De Una Mente Maldita” (2012), que conformaron “Parte de mi Historia” y “El Sol Salió del Sur” despertó a la monada sedienta de pogo, que festejaron y siguieron con sus rondas durante “Te Estás Dejando Mentir” y “8894”, uno de los temazos del nuevo disco donde Guillermo Goméz rompe todo su kit de batería. Para cerrar, el nuevo hit si me permiten, “Ejército de Uno” lo cantó todo el Vorterix que seguía y la figura de Nico Foresi con el bajo por las rodillas se hacía enorme. Palo y a la bolsa en 35 minutos.

Y si con lo que habíamos visto ya nos parecía suficiente, cuando Los Antiguos salieron esto ya nos superaba. Caos, pogo, mosh, y un grupo de cinco tipos que castigan sus instrumentos a un volumen atroz, pero nunca agobiador. Es la mezcla justa.
La Peste del Sapo” y “Los Grises” en un comienzo de antología, son dos de las mejores cosas que sucedieron en la noche. Esta es la clase de shows difíciles de comentar, porque en una lista acotada, cada canción interpretada fue un punto altísimo del show. Pero voy a destacar, pura y exclusivamente por gusto propio, el gran estribillo cantando a más no poder de “La Culpa al Viento”, los dos minutos quince segundos de “H.P.V” y “El Inventor del mal”, donde el Pato Larralde pidió “ayuda” al público para hacer LA canción de “Madera Prohibida”. Y que banda loco, porque tenes una dupla de guitarras que no paran de tirar riffs, una base maciza como un bloque de concreto (lo que Huija y Mow le pegan a sus respectivos instrumentos no tiene nombre) y a una especie de chamán de pelos blancos que cada vez que pisa el escenario te hipnotiza. Encima tuvimos el lujo de verlo en sus dos facetas la misma tarde. Si eso no es pasión, entrega, amor y huevos diganme que es.
Los Antiguos terminaron de prender fuego un Vorterix que ya estaba bastante lleno y dieron lugar al cierre de la noche.

Poseidotica_Vorterix_Stonner_Fest_II_Noviembre_2015_Buenos_Aires_En_Foco-5
Y acá todos nos ajustamos los cinturones, porque con Poseidotica nunca sabes para donde vas a ir. El cuarteto instrumental salió abrazarnos y calmarnos un poquito nada más, con “La Distancia”. Y digo “un poquito” porque después le pegaron “Elevación” y “El Alma de las Máquinas” y el frenesí de las composiciones dejaron a unos cuantos boquiabiertos. Capaz es repetitivo decirlo a esta altura, pero ellos también sonaron de manera soberbia y es algo que creo que hay que destacar. Cinco bandas en poco más de 4 horas sonando perfecto es algo que acá no se escucha. Ojalá se vuelva costumbre.
Martín Rodríguez, el bajista, se dirige hacia el público y agradece. Celebra estar ahí parado con sus amigos de toda la vida y le da una mención especial a Walter Broide, que se llevó la ovación de la noche con olé, olé incluido. “Estamos acá por él” decía Martín. Y qué razón.
Tiempo y Espacio” con su espectacular crescendo, “Hidrofobia” con el agregado del violín de Matías Romero de Guauchos y esa trompada que es “Aero Ruta” fueron algunos de los puntos que más recuerdo de un show único a todo nivel.
Para cerrar, los Posei se guardaron “El Dilema del Origen”, tema título de su último disco y momento en el cual los cuatro músicos se pierden en lo más pesado que hicieron hasta hoy.

23:30 y ya estábamos todos encarando a comer pizza. El Vorterix Stonerfest había terminado y ya formaba parte de nuestra memoria.
Poseidotica, Los Antiguos, Banda de la Muerte, Sauron y Sutrah mostraron que no es necesario añorar nada. Este es el presente de parte de la música argentina autogestiva que quiere, puede y tiene que crecer. Y lo va a seguir haciendo.

Sauron_Vorterix_Stonner_Fest_II_Noviembre_2015_Buenos_Aires_En_Foco-8