NOISEGROUND FESTIVAL – FECHA 1 – NICETO 07-08-16

“No nos van a joder”

Eso se podía escuchar en algún momento del “KumKum” de Fun People.
Y el Noiseground se lo tomó en serio.

La quinta edición del Festival tuvo como el contratiempo que el Teatro Flores fuera clausurado durante el fin  de semana su realización. Durante los días que siguieron, las corridas y los nervios para que todo se pueda realizar de la manera planeada fue el objetivo. Una lástima que los problemas ajenos repercutieran en el line-up y Yajaira, la leyenda stoner chilena, no sea de la partida.
A pesar de todo, el Noiseground realizó su primera fecha en Niceto Club de manera perfecta y acá te lo contamos.

El domingo 7, Niceto se vio con mucha cantidad de gente que llegó puntual para ver a los pibes que se encargaban de recibirte a cachetadas. Tanto Montañas como Elefante Guerrero Psíquico Ancestral, debutaban en el Festi y a base de contundencia sonora, claridad y buenas canciones, engancharon a los presentes.

Por un lado Montañas que, con la robustez de su base y los riffs cortantes, sumado a la particular voz de Diega, hacen del combo una linda trompada. Mucho sludge del sucio, bien pesado y con gancho, se hicieron del escenario rápido y cerraron su presentación con “Corriendo Con Lobos”, uno de los memorables temas de su debut. No les pierdan el rastro.

Elefante, por otra parte, se impone por la cantidad de climas que generan y sobre todo, por el groove. He ahí la diferencia con otras bandas instrumentales. Es el groove, el movimiento que tienen las canciones las que hacen que Elefante se erija como uno de los grupos más interesantes de esta escena que no para de lanzar bandas. Basando su set en “El Camino del Guerrero”, el trío con base en Flores no necesitó más que darle rosca a sus equipos para empacharnos y dejarnos con una sonrisa.

Ya en la espera por Sauron, veía como se desarmaba el escenario con una velocidad inhumana y pensaba como este tipo de movidas generan trabajo en momentos complicados. Mucho trabajo. La cantidad de amigos que vi laburando en el detrás de escena de este Festival fue enorme y esta imagen no hizo más que alegrarme por ver que en Buenos Aires las cosas se pueden hacer bien, a pesar de los contratiempos que puedan suceder y de los cuales nadie está exento.

Diez minutos. Quince como mucho. Ese era el tiempo que había entre grupo y grupo. Y esto es lo rico de los festivales. Treinta minutos, treinta y cinco y se sigue. Se tiene que ser contundente, preciso, inteligente. Las bandas lo sabían. Por eso, los sets de cada una fueron palo y a la bolsa.

NOISEGROUND_Montañas_Sauron_Sick_Porky_AVERNAL_The_Shrine_Agosto_Niceto_2016_Buenos_Aires_En_Foco-11

Si la juventud se encargaba de despertar tus oídos y sentidos, los muchachos de la selección mayor eran los encargados de seguir el partido. Y justamente, Sauron fue el jugador ideal para seguir.

Los hermanos Larralde junto a Zicarelli y Fazio salieron a patear dientes. “El Árbol Caído II” fue como el primer trago de vino, ese que sirve para refrescar el paladar después de comer bien. “Madura El Limón” y “El Color Que Cayó Del Cielo” fueron las copas en las que ya se puede disfrutar el sabor puro.

“Gracias a todos por venir loco” dijo un Pato feliz y nos metió de lleno en “Cruces”, la única visita constante a su primer disco. El cuarteto no se anda con vueltas y como bien dije antes, esto fue palo y a la bolsa. “Conjuro” y su riff demoledor; “Por Costumbre” y la emblemática frase “se cría cuando se educa”; “Humo Eléctrico” o como hacer una canción bien pesada sin jamás perder la identidad cuando se busca el gancho. Así de letal fue lo de Sauron, quienes ya están trabajando en un disco nuevo. Lo esperamos con los brazos abiertos.

Otra pausa. Esta vez un poquito más larga porque se venía un ejército y armar su set conlleva amerita más de tiempo. Sick Porky se subió a eso de las 21:30 e hizo algo muy diferente a lo que había pasado. Revisitó casi en su totalidad y en orden, “Ancestral” el que fuera su disco debut hace ya 10 años. Una apuesta arriesgada por parte del grupo el dedicarle todo su set a un único disco, ya que dejaron de lado la diversidad que fueron consiguiendo con el correr de los años. Pero una apuesta que se aplaude, ya que ese debut más crudo se adecuó a los sonidos de la noche.

Oír las tres hachas en una magia como “Dos Rupias” fue algo impactante. Para entonces, Niceto se encontraba repleto y atento al sexteto.

Pero después del momento más rutero de la noche, se venía el más picante y donde una lija iba a raspar todas las gargantas. AVERNAL se subía al escenario de Niceto y cual topadora, nos aplastó a puro death. “Alquimia” inició el ritual y un par de rondas se abrieron para el deleite de los que gozan las emociones violentas.

Empujones, piñas, headbanging y muchas voces tratando de sumar a esos guturales de Cristian Rodriguez. Más allá de alguna perla de antaño, lo que más quiero destacar del set de AVERNAL son los momentos en los que las composiciones de “La Quimera de la Perfección” asaltan los oídos. El espectacular disco lanzado este año, tiene cosas para todos los gustos. Desde momentos brutales como “Mediador” a otros más rockeros pero siempre con ese tufillo death como “Habitante de Cadáveres” (tema Top 10 del 2016) que te hacen sacudir la cabeza hasta el desnuque. Una vulgar demostración de poder de la cual no puedo decir más.NOISEGROUND_Montañas_Sauron_Sick_Porky_AVERNAL_The_Shrine_Agosto_Niceto_2016_Buenos_Aires_En_Foco-20

Nuevo corte. Sería domingo y al otro día se trabajaba, pero Niceto pareció abarrotarse cuando le tocó a The Shrine abordar el escenario de Palermo. Este trío de California vino de girar con Slayer y de tocar en cada fecha que Black Sabbath hizo este año. Pequeños pergaminos. Además, en varias entrevistas se pudo leer que se dicen una cruza entre los comandados por Ozzy y Black Flag. La curiosidad era mucha.

Los liderados por Josh Landau dieron un show a puro rock n’ roll desenfrenado, de ese al que los yankees nos tienen acostumbrados pero que se percibía que tenía algo más. De momentos hiteros como “Death To Invaders”, con un riff digno del desierto, a cosas como “Worship” que bien destacan la influencia de la banda de Greg Ginn en el combo. Pero acaso, el mejor ejemplo de la combinación sea “On The Grind”. Poseedora de un riff bien agudo, una bajada clásica y hasta una cabalgata que bien podría ser de una banda thrash, fue el momento más caliente y agitado del show. Si hasta incluso se escucharon algunos cantitos en el momento sabbathero de la canción. Con un saldo positivo, los californianos dejaron bien caliente el escenario.

Fueron 45 los minutos que tocó The Shrine. Ya era lunes y Poseidotica salía al escenario para cerrar la primera fecha del Noiseground. Los que quedamos parados después de las 6 bandas anteriores, fuimos testigos de uno de los shows más fuertes de Posei. A un volumen realmente violento, el cuarteto se despachó con una lista casi sin respiros. Ni para ellos ni para nosotros. Durante hora y diez -el show más largo de la noche- tiraron bombas como “Videogame” o “Elevación”. Pero como bien se sabe, Poseidotica se rige por la dinámica y lo cambiante de sus listas. Por eso, momentos de hermosa calma e introspección colectiva como “Sueño Narcótico” o “La Nave Nodriza”, contrastan y realzan el show. Sin una de sus caras, Poseidotica no es tal. Mención especial a “Anfibio”, la perla del set, que logra hacerte agitar con sus interminables e imposibles cambios de tiempo.

Y así, de manera contundente, al igual que las 6 elecciones de Noiseground para su quinto festival, Poseidotica finalizaba la primera parte de una historia que continúa el 20 de Agosto en el Teatro Vorterix. En la segunda fecha, Los Antiguos, Sur Oculto, Banda de la Muerte, Audión, Sutrah, Persona, Gripe y Montaña Eléctrica serán de la partida y los encargados de demostrar, una vez más y por si hace falta, que la música argentina está viva y grita, para que la escuchen.