Escuadron Suicida

Suicide Silence visitó por tercera vez el país, esta vez con su nuevo vocalista Eddie Hermida, en reemplazo al mítico  Mitch Lucker en voces. Desde las 19hs, la jornada en Uniclub la abrieron Croatan, Odio (Paraguay) y M28

La pesadilla de los recitales entre semana. Las mochilas, llegadas tarde, caos de transito, la vuelta, y demás factores que hacen lo cotidiano. Se acumula ira, furia y frustración. Entonces vemos que Suicide Silence encabezó un nuevo Kick Festival, esta vez en Uniclub la noche del jueves. Así fue que toda la energía acumulada fue desatada sin piedad. Hacemos alusión al agite, los círculos, los golpes y  los saltos desde el escenario deslumbrados en concierto que sirvió de catarsis para el maldito jueves, y darle la bienvenida al querido viernes. Mientras te arrasa hora y media del mejor death core americano, y ya tenes justificado el ART para el día siguiente.

SS en Uniclub significó mucho para los fans. No sólo porque fue un show más que correcto, sino que comprendió el primer recital de la banda luego de la muerte de su vocalista original, Mitch Lucker. Por consiguiente, vimos al venezolano Eddie Hermida por primera vez en la región. Y su lugar esta más que a la altura.

Suicide Silence_Uniclub_Julio_2016_Buenos_Aires_En_Foco-14

De voz aguarrentosa, lleva al público a un transe con guturales de oso feroz en clásicos como “Wake up” y “Disengage” alcanzando registros fácilmente como el sobre tatuado Mitch (RIP). Por ahí le falte más presencia escénica. Esto lo decimos por las numeras acotaciones e interacción con el público del venezolano. ¿Qué es la presencia escénica? Lo que puedes transmitir sin usar las palabras.

La lista balanceó correctamente los discos “No Time To Bleed”, “The Black Crown” y “The Cleansing”, mientras presentaban el más nuevo “You Can´t Stop Me Now”. El machaque de Suicide Silence alimentó a las masas a un feedback de energía física mutua. Fueron incontables los fans que llegaban surfeando sobre las cabezas al escenario. Cantaban, gritaban, agitaban un poco y volvían a saltar adonde no había nadie de prevención. Una pequeña marea de público formando rondas, divirtiéndose. En otras palabras, matando al jueves con una daga de Metalcore.

Finalizaron antes de las 23 hs, con “Bludgeoned to Death” seguida de una pequeña bomba llamada “You Only Live Once”, un clásico en la cual Eddie gritaba los coros “life live Hard” junto a la descontrolada audiencia. Los músicos no aportaron más que alguna mueca y las sacudidas de melenas típicas sincronizados. Sin embargo, toda la onda se la guardaron a la salida, por el tiempo que le dedicaron a sacarse fotos y saludar a los fanáticos que los esperaron. Cuando la banda parecía terminada por la perdida de Mitch, SS encontró la salvación con Eddie. Ya conocimos al nuevo escuadrón en esta nueva etapa de la banda. Pasaron la prueba, y podemos decir que el espíritu del cantante sigue viva.