20 de Agosto de 2016 – Teatro Vorterix

Noiseground Festival: Fecha 2

La segunda fecha de la quinta edición del sucedió el sábado 20 de Agosto en el Teatro Vorterix.
Y hay que decirlo: una lástima que el público siga cayendo tarde a esta clase de eventos. Inclusive este cronista, que por calcular mal el viaje y por el bendito transporte se perdió a Montaña Eléctrica, grupo que abría la jornada.
Para cuando llegué, Gripe estaba por saltar al escenario con esa mezcla de hardcore y sludge tan característica de ellos. Sonando muy fuerte, el trío presentó un par de temas nuevos de su próxima placa, un par de perlitas de antaño como “Llueve Mierda en Europa” y las bombas de ese discón llamado “La Revolución Permanente”. Y como se nota cuando una banda viene aceitada de tanto tocar que directamente ni se miran entre ellos. Así como Gripe, Persona viene de show en show mostrando su maduración como conjunto y todos nuestros sentidos se pierden en las melodías de sus violas.
Con claridad y potencia en su sonido, el cuarteto de Ingeniero Maschtwitz pegó fuerte. “El Dique”, “El Eternauta”, “Los Perros”, son algunas de sus joyas que se imponen y exigen tu atención. Es imposible no abstraerse en esas guitarras voladoras pero con los pies sobre la tierra gracias a su base contundente. Y así como le dije a uno de sus violeros, en esa tarde volví a sorprenderme tanto como cuando los vi por primera vez junto a Pez, en un Teatro Flores de 2012. Apabullante.
Lo interesante de esta fecha, así como también la primera tuvo su color, es que reinaba la diversidad. Del punk de Gripe y lo progresivo espacial de Persona a esos riffs llenos de fuzz y que nos traen a la memoria los primeros tiempos del stoner. Sutrah fue la cuarta banda de la tarde en mostrar contundencia y un sonido afiladísimo. Ya trabajando en el sucesor de “El Camino Hacia El Vacío”, este trío me volvió a ganar. La música es mágica y Sutrah, siendo una de las bandas que hasta hace un par de años no me gustaba, el sábado se volvió a llevar mis aplausos y el de todos los presentes que disfrutaron y hasta corearon varios riffs. A base de constancia, mucho laburo y grandes canciones, ya estamos esperando el nuevo disco con los oídos atentos.

Con el tiempo, el Noiseground se convirtió también en un festival donde los debuts y presentaciones de grupos nuevos es moneda corriente. Por eso, cuando llegó el turno del debut de Audión en Capital (su primer show fue casi íntimo en el mes de Mayo en Hurlingham y luego dieron dos recitales por La Pampa y Neuquén), el Vorterix pareció llenarse. El público estaba ansioso por oír nuevamente los graves de Gonza Villagra, con el agregado de tener tras los parches a Walter Broide y un as de las seis cuerdas como es Dizzy Espeche. Y a pesar de un inconveniente con la guitarra durante el principio de su set, la máquina no se detuvo. Hablamos de gente que tiene años de escenarios y vivos, de tocadas eternas y que sus shows ya son parte de la historia de la música. La gran diferencia sonora con el resto de la movida stoner, es el sonido filoso de Dizzy. El tipo puede moverse por el desierto como si nada, pero la impronta Hendrix en su toque no se mueve por nada en el mundo.
NOISEGROUND_fecha_2_Teatro_Vorterix_Agosto_2016_Buenos_Aires_En_Foco-3
Ya entrada la noche, Banda de la Muerte dio uno de los mejores shows que les vi. Carismáticos y con una constante comunicación con el público, salieron a comerse el escenario.
Fue uno de los sets más calientes de la noche, con una versión letal de “Abelardo el Pollo” de Pappo’s Blues que terminó por despertar a los presentes.
Pero de covers esta banda no precisa y por eso, cuando suenan “Te Estás Dejando Mentir” o “Ejército de Uno” se arman pogos y la cabeza se agita fuerte.
Contundente y ganchero, De La Muerte dejó el escenario caliente para lo que se venía.
Y lo que vino fue probablemente la agrupación con mejor presente del cartel.
Sur Oculto está en un momento inigualable de su carrera. Encendidos como nunca, y aunque tuvieran un set corto para lo que hacen regularmente, nos metieron unos cuantos bifes. “Del Viento”, que pide a gritos por una versión de estudio pronto, “Elefante” y “La Llave Thompson” son algunas de las gemas que oímos en ese Vorterix ya colmado para entonces, y con un sonido perfecto. El trío de Córdoba nos dejó boquiabiertos una vez más. ¿Cuándo vuelven?

Pero el Noiseground V todavía tenía cuerda. Por eso, cuando Los Antiguos se prendió la mecha del último show de la noche y de esta edición.
Pesados como nunca, haciendo un set demoledor y con mucha variación para aquellos que los vienen siguiendo, incluyendo la genial “Senda de la Luz Fantasma” que en algún momento será grabada y ya perlas de nuestro under como “El Hombre Que no se Puede Ir”, Los Antiguos dieron un show de estadio en el Vorterix.
En el final, la fiesta. Todas las bandas en el escenario, encendidas, celebrando la unión en una escena que necesita más de esas imágenes.
Hasta el año que viene.