the-ocean

The Ocean debuta en Buenos Aires el próximo lunes 17 de Octubre en The Roxy Live de Palermo. Sick Porky será la agrupación encargada de iniciar la velada.
En el mediodía de uno de los últimos viernes de Septiembre, me comuniqué con Robin Staps, guitarrista y principal compositor de la banda, que se encontraba en Berlín en “uno de los últimos días lindos antes de que empiece el fresco” y que me sorprendía al decirme que, al igual que yo, prefería mucho más poder charlar por Skype que responder unas preguntas vía email.

Guido Barandiarán: Para empezar, se que están trabajando en un nuevo disco. ¿Cómo va el proceso actualmente?

Robin Staps: Bueno, para ser completamente honesto, una gran parte ha sido escrita. Pero en las últimas semanas no le he dedicado tiempo al disco. Estuve bastante ocupado con otros proyectos. Abrí un bar aquí en Berlín y estuve haciendo otras cosas, por lo que en las últimas semanas me tomé un descanso de la música. Todavía sigo con Pelagic Records, donde editamos nuestros trabajos y varias cosas más. Pero este año ha sido como un pequeño descanso para todos, ya que pusimos el foco en otras cosas. Veníamos girando muy fuerte desde 2013 que sacamos “Pelagial” y como que todos estábamos en ese punto en que necesitábamos hacer algo más aparte de esto, como para no cansarnos y perder el interés.
Por lo que este año no estuvimos haciendo demasiado como banda. Hicimos un tour por Francia en Mayo y también unos cuantos shows en festivales durante el verano, pero no más que eso. Y es genial, porque ahora estamos muy ansiosos de volver a tocar y en especial por ser la primera vez que vamos a Sudamérica. Es tiempo de The Ocean otra vez.
Pero volviendo al disco, tenemos una gran cantidad de material escrito hace más de un año. Y diría que el disco está en un 80 por ciento terminado, pero no grabado.

GB: Era un momento perfecto para tomar un descanso entonces…

RS: Definitivamente. El tour de “Pelagial” supuestamente lo terminamos a fin del año pasado junto a Sólstafir y Mono. Ese era el último tramo del ciclo del disco. Pero surgió la posibilidad de ir a Sudamérica ahora y en diciembre volver a Australia. Ambos tours no estaban planeados, pero como apareció la oportunidad la aprovechamos, ya que estuvimos tratando de ir durante un tiempo.
Pero básicamente, estábamos cansados. Es difícil volver a tocar esas canciones. Amamos “Pelagial” pero lo tocamos en casi 400 shows, por lo que también se vuelve difícil empezar con algo nuevo. Pero ya estamos en eso.

GB: Y hablando de “Pelagial”, hace unos días escuchaba una entrevista que hiciste en la última noche del tour junto a Sólstafir y MONO, en la cual decías que estabas un poco cansado de tocarlo y de hablar de él. Este año vi que volvieron a tocarlo completo. ¿Por qué?

RS: (se ríe) Bueno, como te dije, este año estuvimos tranquilos. Hicimos el tour en Francia por ciudades en las que no habíamos tocado y por eso lo hicimos completo. Y ahora que vamos para Sudamérica, donde tampoco nunca tocamos, queremos llevar el disco. Es la razón principal.
Lo que si no quiero es volver a hacer un tour europeo con el disco habiendo estado ya dos o tres veces ahí. Como nunca estuvimos allá con este disco, obviamente queremos que sea dentro del ciclo de este álbum. Y también, como dije, nos tomamos un descanso este año, no tocamos demasiado y estamos ansiosos de tocar otra vez. Y el álbum todavía funciona y obviamente, ustedes nunca lo escucharon en vivo, por lo que es algo nuevo. Para nosotros ya no es nuevo, pero todavía es divertido de tocar. Tenes que entender que después de tocar 400 veces las mismas canciones en el mismo orden que fue escrito, te cansas. Queres hacer algo nuevo. Y a fin del año pasado estábamos en ese punto. Pero con este descanso, el álbum está fresco otra vez y queremos tocarlo para ustedes.

GB: Mencionas algo que siempre quise preguntar cuando veo un setlist. ¿Cómo hace un músico para tocar las mismas canciones durante uno o dos años en el mismo orden y no cansarse?
Y en este caso: después de todos estos shows con “Pelagial”, de tocarlo constantemente de principio a fin, ¿cómo lo escuchas? ¿Es el mejor disco que hicieron hasta ahora?

RS: (duda) Siento que “Pelagial” es el disco con el que más contento quedé de todos los que hicimos. En el sentido de la producción, de sonido, de todo. Y si tuviera que elegir un disco que representara a mi banda, elegiría “Pelagial”. Es por eso que lo llevamos a Sudamérica.
Creo que…es la pieza más completa que hemos hecho. Y sigo muy contento con él, aún después de tocarlo miles de veces. Obvio que se vuelve algo viejo e incluso rutinario. Pero eso pasa con cada tour, aún siendo 15 shows. Tocas el setlist cada noche, lo tocas en la prueba de sonido y lo repetís otra vez para tener todo perfecto. Y si, esa parte puede ser algo aburrida. Pero, como músico, la responsabilidad de mantenerlo excitante es tuya.
Nosotros interactuamos mucho con el público.                 Desde ya que hemos tenido algunos shows aburridos y no depende de la cantidad de gente que haya. Hemos hecho un enorme tour en Estados Unidos por ejemplo, y por momentos si era aburrido porque el público no interactuaba, porque capaz había diez bandas esa noche. No es lo mismo cuando el público viene a verte exclusivamente a vos. Cada show es diferente pero todavía está esa vibra con la gente que es mágica y es la razón por la que lo haces. Cuando sentís que llega y la gente está inmersa en lo que haces. Cuando ves las caras y ves que están entendiendo y están viajando con lo que haces en el escenario, es genial. Esa es una de las razones por las que lo hacemos. Es muy reconfortante poder conectar a ese nivel con la gente.

Y tener una rutina no es necesariamente algo negativo. Es algo que te da seguridad también y te hace mantener un nivel, por lo que no es algo extremadamente negativo. Pero es cierto que después de un tiempo necesitas una nueva rutina, y ese es el punto en el que estamos ahora. Después de este tour, queremos encerrarnos en el estudio. Queremos componer más canciones nuevas, grabarlas y hacer un nuevo disco que, con suerte, sea mejor que “Pelagial”. Y es algo que siempre tratas de hacer. Si después funciona o no, bueno, esa es una pregunta cada uno tiene que responder esa pregunta por si mismo. Los músicos y los fans.
Hay mucha gente que se nos acerca y nos dice “muchachos, Aeolian es el mejor disco que grabaron. ¿Por qué nunca tocan alguna de esas canciones?”. Y eso es algo lindo para mí, porque capaz que esa persona cuando escucha ahora “Aeolian” (NdR: su disco debut) se conecta de una manera especial y se encuentran con ciertas experiencias personales. Y eso es algo genial, no quiero arruinarlo diciendo que “Pelagial” es nuestro mejor disco porque sería algo contradictorio con el hecho de que la música es una experiencia muy personal. Y te guste el disco o no, va más allá de la música que se escucha, porque se relaciona con el subconsciente y con experiencias personales. Y eso es algo que no queremos tocar porque eso queda en cada uno.
Por eso, cuando me dicen “Precambrian es tu mejor disco” o “Heliocentric es tu mejor disco”, yo solo puedo decir “estoy feliz por vos” (risas).

GB: Algo que me intriga saber es cuánto ensaya una banda como The Ocean.

RS: Para ser realmente honesto, casi nunca ensayamos (risas). Vivimos en diferentes países. Nuestro cantante vive en Suiza y nuestro bajista vive en Suecia, mientras que el resto de nosotros estamos en Berlín. Por lo que no podemos juntarnos todas las semanas, tres días a la semana.
Si ensayamos antes de un tour. Nos encontramos acá en Berlín y durante una o dos semanas ensayamos varias horas por día en bloque de manera muy intensa. Pero siempre por una razón precisa, ya sea un tour o por entrar al estudio.
Una de las cosas que disfruto mucho de esta formación es que cada uno trabaja por su cuenta. Cada uno ensaya por su cuenta. Todo está ahí. Y cada uno sabe sus partes. No necesito andar enseñando los riffs. Mis compañeros saben sus partes, por lo que cuando nos juntamos solo nos queda ensamblar eso para que suene como corresponde.
Nosotros no experimentamos ni probamos cosas mientras ensayamos. Lo que se toca en esos momentos son las cosas que venimos tocando para ser más precisos.
Así que no somos una banda que ensaye demasiado ni haga zapadas. Toda la música ya está escrita, por lo general, por la misma persona. Antes era yo principalmente, pero en “Anthropocentric” por ejemplo, Jonathan Nido (NdR: ex-guitarrista) me ayudó en la composición.
Pero siempre es música que sale de las manos de uno y cuando nos juntamos, la trabajamos entre todos. Por supuesto que después, cada uno le agrega su toque a su respectivo instrumento. Pero es un trabajo en conjunto. Muchas veces salen cosas en ese momento que se pueden agregar y otras, sucede que prefiero que nos apeguemos a lo que tenía en mente. Es un proceso donde estamos todos involucrados.
Pero una vez que la música fue escrita y grabada, no se modifica más. Es lo que es. No tenemos un acercamiento al jazz, no improvisamos sobre eso. Lo que hacemos ahora es tocar esos discos completos. Por eso, todo lo que tenemos que hacer es asegurarnos de estar ajustados como banda y aprovechar esos ensayos que, serán escasos, pero son intensos.

GB: El año pasado lanzaron “The Quiet Observer” en un split junto a MONO. ¿Las nuevas canciones tienen algo en común con “The Quiet…” o es un material completamente nuevo?

RS: Bueno, algunas tienen que ver. Definitivamente. “The Quiet Observer” fue escrita al mismo tiempo que muchas de las canciones que van a parar al nuevo disco. Fue escrita en el verano de 2014 junto a otras seis o siete canciones, así que tienen una conexión. Hay cosas que van en otra dirección, pero también tengo que decir que depende mucho de las voces.
The Quiet Observer” la escribí como un track instrumental y después se le sumaron las voces, por lo que tomó una dirección completamente distinta a la que tenía en mente. Y eso está buenísimo.
Trabajo con Löic (NdR: Rosetti, vocalista) codo a codo y es muy creativo. Muchas veces toma mis ideas y las lleva a un terreno completamente diferente cuando lo interpreta con su voz. Y es un proceso muy gratificante. Por lo que, actualmente, “The Quiet…” no suena muy parecido a lo que escribí en primer lugar (risas). Y eso es por las voces.
Y, de algún modo, es medio triste para las otras canciones porque las melodías para la voz todavía no fueron escritas. Así que no puedo decirte con exactitud en qué dirección irán. Hay una preproducción que hizo Löic con ideas que me gustan mucho, porque el material es muy pesado y el intercala sus gritos con voces limpias, por lo que definitivamente van a cambiar el rumbo de las canciones. Estoy muy ansioso en ver cómo evolucionan.

GB: Capaz que esta pregunta es algo complicada. ¿Hay algo de todo tu trabajo que escuches ahora y pienses que no deberías haber hecho? ¿Hay algo con lo que estés insatisfecho?

RS: Siempre hay un momento en que se escuchan ciertos detalles en determinada canción. Pero nunca pasa con un álbum completo. Obvio que hay canciones con las que estoy más contento en comparación que con otras. A veces me pasa que vuelvo a escuchar alguna que tiene siete u ocho años y pienso “que buena canción”, pero pienso que hay alguna parte que no se conecta del todo bien con el resto de la pieza. Si pensara en regrabar la canción, definitivamente haría otro pasaje. Pero no más que eso.
A veces también me pasa con las voces, cuando pienso en los discos viejos que tienen diferentes cantantes. Capaz que ahora con Löic lo llevaríamos hacia otra dirección. Y me tiento en usar esas canciones o regrabarlas. Pero, por otro lado, pienso que están así por una razón y que en su momento fueron escritas así y así era la banda en ese entonces. No sería auténtico hacerlo, salvo que sea para los fans como para que tengan un vistazo de cómo sería eso con la formación actual.
Y, de hecho, eso hicimos. Tomamos “Rhyacian” de “Precambrian” y la regrabamos el año pasado.
Todavía no estoy seguro como lo sacaremos, pero probablemente salga el año que viene que es el décimo aniversario de “Precambrian”. Capaz en un EP o algo así. Es algo que hicimos para nosotros y estoy seguro que para los fans será interesante porque suena muy diferente a la original. Estoy muy contento con la original y con aquel disco. Fue más que nada para nosotros, para saber cómo sonaría esa canción en 2017 en comparación con 2007.

GB: Cuando están de gira es el momento ideal para escuchar y descubrir cosas nuevas. ¿Hay algo que hayas descubierto en este último tiempo que te haya volado la cabeza y no puedas parar de escuchar?

RS: Debo decir que estoy escuchando varias cosas viejas. Hace poco encontré mi ipod, que creo que la última vez que lo sincronicé fue en 2010 (risas). Así que estoy escuchando mucho de eso que hacía rato no oía. Con el sello siempre estoy escuchando cosas nuevas y me he dado cuenta que hay cosas muy excitantes saliendo. Por ejemplo, hay una banda de Nueva Zelanda que se llama Spook The Horses que me gusta muchísimo su último disco. Es lo que más estoy escuchando en estos días.

GB: Para terminar, ¿Cómo ves la escena musical alemana? ¿Hay una escena musical en tu ciudad?

RS: Hay mucha música y hay una gran escena, pero más que nada de música electrónica. Tengo que decir que estuve escuchando mucha de esa música. Pero es una realidad diferente.
Hay una escena fuerte en el underground de Berlín en cuanto a metal y rock. Es una ciudad de cuatro millones de personas y hay muchas bandas de doom, de hardcore. Hay buenas bandas de sludge también, pero las bandas que realmente encuentro excitantes, que me gustan, no son alemanas y no sé decirte porqué. Si te fijas en el catálogo de Pelagic Records, solo dos de los grupos con los que trabajo, Earthship y Dioramic, son alemanes.  Creo que será por gusto personal, pero la verdad no lo sé.
En Alemania tenemos una gran cantidad de seguidores y lugares para tocar, pero no hay grupos originales. Los shows pueden ser enormes. Mucha gente va a los shows de metal y post-rock, pero al mismo tiempo, no hay demasiadas bandas que hagan ese tipo de música. Creo que es un fenómeno de la capital, de una ciudad grande como Berlín donde la gente tiene muchas cosas para hacer una banda y carece del tiempo para dedicarse a la música, ser buenos y volverse profesionales. Usualmente son los lugares o ciudades más pequeños en los que las escenas son más calientes. Por ejemplo, si miras durante los 90’ la escena hardcore de Umeá, que está al norte de Suecia y es de donde salió Refused, había 20.000 personas y alrededor 30 o 40 bandas que giraban por todo el mundo. Y es muy loco porque al mismo tiempo en Estocolmo, no había un movimiento así, por lo que creo que los lugares pequeños tienen las escenas más vibrantes porque no hay tantas distracciones como en las grandes capitales y la gente puede dedicarse.

GB: Muchas gracias por este tiempo Robin! Espero que disfrutes de Buenos Aires y nos veremos el 17.

RS: ¡Gracias Guido! Vamos a tener dos días allá, así que con suerte podremos recorrer la ciudad y escuchar un poco de sus músicas.

the-ocean-2