17 de Octubre de 2016 – The Roxy

The Ocean es una agrupación alemana liderada desde su inicio por Robin Staps, guitarrista y principal compositor del combo que se encuentra activo desde hace 16 años.
El lunes 17 de Octubre, y con Sick Porky como acto local haciendo un set más volador y no tan rutero, como mimetizándose con la propuesta de los alemanes, The Ocean debutaba en Buenos Aires. Y lo del quinteto, en esta oportunidad, fue una de esas experiencias que contienen dos lados. Una constante dualidad, como si de múltiples personalidades se tratase, que chocaban y se fusionaban generando una nueva cara, un nuevo sonido o color que atravesó los oídos de los presentes.

¿Por qué? Porque The Ocean está compuesto de elementos muy diferentes y en “Pelagial”, disco que interpretaron en su totalidad ese lunes de Octubre, se nota claramente.
Robin Staps me había dicho en una entrevista –que pueden leer aquí– que era el disco con el que más contento estaba porque sentía que es el más completo de todos. “Pelagial” es una obra de 53 minutos de música que Staps compuso en un primer momento, para que sea un disco instrumental. Pero terminó teniendo dos caras, ya que se agregaron las voces de Löic Rossetti a esta obra que se sumerge en las profundidades del ser.
Y en vivo, The Ocean no solo reproduce exactamente todo lo grabado, sino que la interpretación de Rossetti se vuelve más sentida con el correr de las canciones. Desde el comienzo bien rápido y agitador de “Mesopelagic: Into The Uncanny” (que alguna vez me dijeron que tenía un guiño a NOFX) a “Impasses”, donde los elementos más grooveros aparecen y la voz limpia empieza a ejercer fuerza.  Y a juzgar por lo escuchado esa noche, Staps tiene razón. La sonoridad de The Ocean va desde guiños a la frialdad instrumental e instrospectiva de Tool a melodías mastodonianas y riffs gojirescos, pero con un toque propio que hace que mantengamos la atención ahí y no nos perdamos en nuestra imaginación.
Otro punto a destacar es la performance de Paul Seidel. El batero es uno de esos instrumentistas que con menos hace más. Apenas un par de cuerpos y platillos le bastaban para hacer sus fills perfectos y dibujar sobre ellos pequeñas cositas, realzando la interpretación que todos conocemos.

the_ocean_the_roxy_2016_octubre_buenos_aires_en_foco-7

Algo que me hizo pensar en la previa al show era si un grupo que debuta por primera vez en un lugar, hace bien o no en interpretar un disco entero, porque ata todo el recital a una única sonoridad. Es ahí, también, donde The Ocean y su elección triunfan. De momentos bien agresivos a voladores y otros más sentidos, que generan cantos y caritas de locura, como “Abyssopelagic II: Signals Of Anxiety” la canción más emotiva del disco y que fue uno de los puntos de la noche, con un Rossetti notablemente inspirado.
En la entrevista mencionada, Staps también decía que en sus shows hay mucha interacción con el público. Eso quedó absolutamente confirmado y demostrado cuando apenas empezando, Rossetti se tiró sobre un público colgado que nunca lo vio venir y terminó aterrizando sobre un muchacho. Abrazos, disculpas y un tema dedicado bastó para que el blondo vuelva a arrojarse varias veces, ya con el público despabilado y atento a sus saltos.
La gran sorpresa fue la inclusión de dos bises, cosa que por lo menos en los últimos shows europeos del grupo, no había sucedido. Primero fue “Rhyacian”, perla que data de “Precambrian” de 2007 y que fue regrabada con esta encarnación del grupo, en una versión descomunal. Y luego, ya para cerrar la velada, una que nadie se esperaba. “Firmament” desde “Heliocentric” (2010), por demás festejada y cantada por la muchachada, finalizando el paso de The Ocean por Buenos Aires.
Debería haber próxima. Una gran apuesta de parte de los productores locales hacia una vertiente de la música pesada que de a poco va generando más adeptos.