27 de Febrero de 2017 – Teatro Vorterix

Belphegor o una noche de CarnaBlack

Cuando la gira Latin America Cremation 2017 sea historia y el show debut en Argentina, un grato recuerdo, Belphegor continuará grabando el sucesor de “Conjuring the Dead”.

Con guitarras en otra afinación y las voces no tan bajas a decir de Helmuth, voz, chillidos, y guturales de la banda austríaca de blackened death metal formada en la austriaca ciudad de Salzburgo

Para qué lo cuenta el propio forntman que aguarda en convertir a su maléfica criatura en “una brutal bestia devastadora”. Para quién, quizá para el puñado de fanáticos que vienen juntando en la gira americana que arrancó en Colombia y culmina con cuatro fechas en Brasil. Lo cierto es que musicalmente Belphegor o la definición del demonio que terminó asociado a la pereza no cabe para la banda que demuestra en estudio ser aún más inquieta que en vivo.

Un vivo que los pone en contacto con lo mas tétrico de la muerte desde que arranca la masacre musical. Así, la primera de las noches de Carnaval deviene en CarnaBlack: Una marcha machacante, un vendaval de blastbeast a cargo de Bloodhammer que al oído no aguzado del genero puede resultar molesto, chocante o carente de sentido.

De principio a fin los cuatro jinetes de un Apocalipsis mas negro que la oscuridad misma acometen con una tormenta de blackened death metal que a los fanáticos les hace aprovechar los claros de un Vorterix muy raleado pero que sirve para poguear a lo bestia y moshear en menor medida.

Se suceden “Bleeding Salvation”, “Gasmask Terror” y el publico comienza a arder en el fuego abrasador que los austriacos atizan desde el escenario. “Belphegor – Hell´s Ambassador” le sirve a Helmuth Lenhner para repetir algo que todos sabemos pero que a él le servirá para conectar toda la velada. “Buenos Aires Argentina”. Una suerte de Acá estamos después de 26 años de carrera y una coherencia que escapa a los clichés de un género que no pocas veces terminó siendo una caricatura de sí mismo.

El nombre del tema siguiente y del subsiguiente sobrevendrá como un chillido embrujado y casi inentendible tanto como la tipografía extrema de muchas bandas del género.

Belphegor_Teatro_Vorterix_Febrero_2017_Buenos_Aires_En_Foco-13

“Diaboli Virtus in Lumbar Est” por caso, invita al éxtasis previo a un cierre apoteósico que cae como mazazo certero en la que se destaca “Lucifer Incestus” antes de la introducción que a todos subyuga: “Conjuring the dead” y el ingreso de un monje acorde a la demoníaca puesta en escena que matizan los maquillajes sangrientos del bajista y el guitarrista.

Una hora exacta de faena saca a los músicos de escena. ¿Se cumple la máxima no escrita de que las bandas asociadas al black metal no tocan más de una hora en vivo y no hacen bises? No. Bloodhammer resurge desde camarines y se sienta en la batería. Arranca a castigar los parches. ¿Se viene un solo? Sobreviene eso que los músicos de black death nunca hacen? Tampoco. Los oriundos de Salzburgo atacan con el cierre en el que, oh sorpresa, el vocalista arriesga el primer y único punteo de la noche, la atmósfera se oscurece aún más y El CarnaBlack de Belphegor desfila desafiante entre satanismo, loas al Averno y maldiciones varias.

Púas sin alambres, pero que desgarran las cuerdas, caen sobre el publico que pugna por una de ellas. También las listas de temas que terminan hecha añicos.

Helmuth se golpea el pecho, levanta el puño, extiende los cuernitos que se mimetizan con los que ornamentan los micrófonos y amaga con abrazarnos.

Ya Belphegor corroboró sus pergaminos. Se cierran las puertas de su infierno y se abren las del Vorterix. Afuera el calor del verano persiste. Tan asesino, tan abrasador.

Belphegor_Teatro_Vorterix_Febrero_2017_Buenos_Aires_En_Foco-9 Belphegor_Teatro_Vorterix_Febrero_2017_Buenos_Aires_En_Foco-16