21 de Abril de 2017 – Niceto

The Muffs o es solo punk rock pero nos gusta

El trio californiano demoró su debut porteño pero con no mucho le alcanzó y le sobró. La leyenda es la leyenda, los 90’ los 90’ y el punk desafía hasta a los años. Porque el tiempo pasa y nos vamos poniendo más punkies.

Había una gran expectativa con el debut de The Muffs en Buenos Aires. Y aunque uno no puede echar el reloj hacia atrás no deja de echar de menos a los lejanos y tóxicos 90’.

Entonces, a golpe de ojo, se podia divisar en Niceto a sobrevivientes de aquella década. Pululaban desde Boom Boom Kid hasta el bajista de The Tormentos, la voz de Los Peyotes, el baterista de Acorazado Potemkin, o unos de los guitarristas de 2 Minutos.

Mezclados entre quienes aguardaban que aparezcan Kim Shatuck, Roy McDonald y Ronnie Barnett. Aséptica, Pelea de Gallos y Mamushkas calentaron las tablas del reducto palermitano que por fin iba a ver y oír al desfachatado trío en acción.

Un vestidito sugerente, medias que dejaban muslos al aire, volados blancos y ese flequillo casi inalterable le daban a la flaca Kim ese aire punkie que, en vivo, es una ráfaga de gritos, agudos y alaridos. A su lado Ronnie, con mas pinta de cincuentón desquiciado y fastidioso; detrás y tras los parches, el esforzado Ronald, remera mod bicolor y corte sixtie para no desentonar.

The_Muffs_Niceto_Abril_2017_Buenos_Aires_2017_Bs_As_En_Foco-14

Arrancaron con “Nothing” desatando los primeros alaridos, aplausos y atisbos de pogo. No había pasado más que la muy celebrada “Lucky guy” cuando Kim cazó al vuelo una bandera argentina. En cualquier otro show de cualquier otra banda de cualquier otro genero, el acto espontáneo, facilongo y demagogo hubiese estado servido en bandeja. Acá no. Kim es puro desparpajo por eso primero revoleó el pabellón nacional como La Sole en cualquier escenario folclórico. Y luego….luego nos enseñó y se ensañó con la enseña patria: se la pasó entre las piernas, la frotó de atrás para adelante y la tiró. ¿Algun chiflido? ¿Algun abucheo? Para nada, solo algunos aplausos, unos mohines de sorpresa y a otro tema que esto es punk rock y el set no es largo.

Set que se fue desandando entre saludos de rigor, con menciones a Buenos Aires, a que era la primera vez de la banda en Latinoamérica y que estaban pasando una noche maravillosa. Como los presentes que se sacudieron con gemas de sus primeras épocas, clásicos que si uno cierra los ojos bien podrían haber sido el soundtrack de alguna serie americana de los noventas.

“Oh Nina” levantó a un publico que se llevaba lo que había ido a buscar: Punk rock con nervio pop, alaridos de la Shatuck, violencia en los parches de Roy, y el bajo desquiciado del viejo Ronnie.

De ahí en más los Muffs hilvanaron ocho canciones para dejar sin aliento a esa concurrencia que esperó mas de 25 años para poder verlos en vivo. Una hora para el recuerdo que coronaron finalmente diciendo adiós.

Con “Saying Goodbye” de épocas en que los Muffs eran cuatro, corría 1993 y muchos de los que llenaron Niceto también eran otros. Otros o estos mismos que esperaban al trío que finalmente trajo su historia y sus canciones que ya sabemos, son solo punk rock, pero nos gusta.

The_Muffs_Niceto_Abril_2017_Buenos_Aires_2017_Bs_As_En_Foco-22