Dead Daisies entrevista 2017 argentina

Dead Daisies es, lo que podríamos decir, un super grupo. Integrado por músicos de renombre como John Corabi – voz (Ex Motley Crue, Union) y Doug Aldrich – guitarra (ex Whitesnake, Glenn Hughes) lanzaron el año pasado “Make Some Noise”, su tercer disco de estudio y más recientemente “Live and Louder”, su primer disco en vivo. Habiendo girado por buena parte del mundo, el grupo ofrece la receta más efectiva que nos puede dar el rock and roll: canciones simples. La banda se completa con Marco Mendoza – bajo (ex Thin Lizzy), Brian Tichy – batería (ex Ozzy, Slash’s Snakepit) y David Lowy – guitarra (Red Phoenix). Este último vendría a ser el jefe en la banda. El que los aglutinó a todos en el mismo grupo. Con varios cambios en su formación primigenia, el grupo parece haber encontrado una dinámica de trabajo con el mismo equipo. Se los ve motivados y con ganas de hablar.

Un día antes de la presentación del quinteto en el Teatro Vorterix, pude charlar con David, John y Brian.

Algunos de uds ya han estado en el país antes, ¿verdad?

John Corabi: (piensa) quizás 6 ó 7 veces. Creo que la última vez fue en 2012, vine solo y toqué en una fiesta Glamnation (con Coverheads) en el Roxy. Y creo que después tocamos con Twisted Sister en el Teatro. (N: fue en 2010, le pifió por 2 años nomás).

¿Qué es lo que más te gustó de la ciudad?

John Corabi: Los fans, man, son geniales, cada vez que vine la pasé genial. En mi primer viaje aquí con Union, fuimos al hotel después de la fecha, ahora no me acuerdo en qué hotel estábamos pero al lado había un pequeño Café – Bar. Estuvimos hasta las 5 de la mañana hablando, tomando Heineken, whisky, la pasamos bien…Los fans siempre han sido muy entusiastas en cuanto a la música, muy apasionados y amigables. Me encanta. Tienen una gran historia, sé un poco de historia, el Che Guevara era de aquí, él escribió los “Diarios de Motocicleta”, es una hermosa ciudad, el tránsito apesta (risas), eso no está bien pero es increíble, me encanta venir.

Brian Tichy: ésta es mi tercera vez. La primera con Slash’s Snakepit en 1995 y la segunda con Whitesnake en 2011, ambas fueron geniales.

John Corabi: el único que nunca vino en nuestra banda es David (Lowy).

“Make Some Noise” es como una declaración, como un llamado a no permanecer en silencio, ser escuchados, ¿existe algún paralelismo con la realidad?

John Corabi: no lo sé, no estábamos pensando en nada. Empezamos escribiendo entre nosotros. Incluso con Marti Fredrickson (productor del disco), dijimos “queremos hacer un disco de rock setentoso, vieja escuela, patea – culos. Para serte honesto hicimos las cosas de manera diferente. Es más rápido: entramos en nuestra sala, durante, al menos, diez días, dos semanas. Componemos algo de material, vamos y lo grabamos. No hay mucho proceso de pensar las cosas. Los últimos dos discos: “Revolución” y “Make Some Noise” los compusimos, grabamos, mezclamos y masterizamos en un mes. Entramos sin ideas y salimos con un disco. Sólo queremos patear culos, es rock clásico, un disco de rock clásico.

Brian Tichy: Make Some Noise se trata de hacerte ver y escuchar, lo más fuerte posible. Son canciones simples, es una declaración muy simple. Pero no es una declaración que queremos hacer como un concepto en sí mismo. Es sólo una canción poderosa.

John Corabi: como dije, fue todo muy rápido. En el estudio, escribiendo y grabando, estábamos escuchando todas las cosas con las que hemos crecido: canciones como “Give Peace a Chance” o “We Will Rock You”, esos himnos. Necesitábamos una canción – himno. Dijimos “escribamos un himno”. Resultó tan bien que todos dijimos “al carajo, llamemos al disco “Make Some Noise’.

Brian Tichy: si trabajamos en la misma dirección, quién sabe, capaz el próximo disco se llamará: “Make Some More Noise” o “Make Some Noise Again” (risas). ¿Entendés lo que digo?, puede ser así de simple. O quizás hagamos un disco conceptual sobre deportes (risas).

¿Son todos grandes músicos cómo se conocieron?

David Lowy: cuando empezamos en 2012 con Jon Stevens, un talentoso intérprete y compositor australiano, nos juntamos y escribimos unas canciones. Luego decidimos grabarlas. Nos gustó lo que hicimos entonces armamos una banda. En ese momento estaba viviendo en Australia y Jon también. Después grabamos en un estudio de los Ángeles. No sabíamos para donde iría el proyecto pero nos gustó la música que hicimos, entonces dijimos

“hagámosla Internacional”. Y para que sea internacional necesitas músicos internacionales para que los reconozcan, y también porque si vas a girar por fuera de Australia vas a querer hacerlo con gente de EE.UU que sean bien reconocidos. Conocí a Marco (Mendoza) en Australia, hice un show como soporte de Thin Lizzy y así conocí a Marco. Me hice amigo de él y le ofrecí unirse a la banda. Lo cual hizo, y a través de él conocí a algunos de los demás. Por supuesto, es otra banda y lleva un tiempo asentarse. Incluso, Jon Stevens y yo nos separamos, seguimos siendo amigos pero él fue en una dirección solista y yo me hice cargo de la banda. Conocí a John (Corabi), fuimos con él a Cuba, hicimos un show ahí. Le pregunté si se quería quedar con nosotros y me dijo “seguro”, después compusimos y grabamos. En ese momento estaban Richard Fortus y Dizzy Reed. Sabía que algún día Guns And Roses se iba a reunir, pero mientras no estuvieron juntos yo le tenía mucho respeto a Richie (Fortus). Lo conocí a través de Marco porque Richard también tocó en Thin Lizzy. Fue un privilegio tocar con esos músicos pero yo sabía que probablemente algún día se iban a ir.

Afortunadamente, cuando Richie estaba volviendo a la ciudad me dijo “tengo al indicado para vos, Doug Aldrich, él es el guitarrista para Dead Daisies”. Richard nos puso en contacto con Doug y también con Brian (Tichy).

Es un viaje y va para un lado y para el otro. Aquí estamos hoy, el grupo que está aquí grabó el último álbum de estudio, sacamos uno en vivo también, giramos, componemos, esto es un equipo, entonces cuando componemos lo hacemos colectivamente en un cuarto, se siente bien, se siente cómodo, amamos hacerlo, es muy divertido, es un trabajo duro, pero lo amamos, es un privilegio hacer esto.

¿Podrían decir que ésta es la formación definitiva?

David: nunca pensé esto de cambiar de un día para el otro. Así se dieron las circunstancias. Ninguno de nosotros sabe lo que va a pasar al día siguiente, ni la próxima semana, ni siquiera el próximo minuto. Estamos cómodos así y nos gusta.

Recién mencionaste el viaje Cuba, ¿Contame más acerca de ese viaje?

David: tocamos en Cuba un año antes que los Rolling Stones. Fue una experiencia increíble, la gente fue tan amable y tan apasionada por la música. No han tenido muchas bandas de Rock And Roll ahí, así que nos recibieron con mucho entusiasmo. La música es un puente, con la gente compartimos esta pasión en común y no importan las diferencias políticas, religiosas, de nacionalidad, lo que sea, la música es música.

Después de ese viaje llamaron a su segundo disco “Revolución”. ¿Por qué?

David: grabamos algunas de las canciones en Cuba y a todos los lugares que íbamos había pósters del Che Guevara, todo era “revolucionario”. Sentimos que era algo bueno ponerle así.

Acerca del significado de la palabra “revolución”, ¿lo dicen en un contexto político también?

David: no, político no. El Rock And Roll es revolución, es sobre la pasión, sobre ser un poco diferente. El Rock And Roll es una vida salvaje, es una revolución, la mayoría de la gente no lo hace.

David, además de ser rockero, sos un hombre de negocios. Contame qué es lo que hacés.

David: Soy mánager en un fondo de inversiones. Invertimos en diferentes compañías, la mayoría en la bolsa de valores.

¿Y cómo fueron tus comienzos con la música?

David: aprendí piano de chico, mi madre toca el piano. Tuve una banda de garage cuando era adolescente, tocaba el bajo. En una época paré y empecé a ir a la universidad, a seguir una carrera de negocios durante un largo tiempo. Un día, quizás 15 años atrás, iba por la calle y pasé por un local que vendía guitarras, vi una en la vidriera, la compré, aprendí a tocar por mi cuenta, armé una banda de covers y bueno… Aquí estamos. Siempre quise hacerlo. Cambié la carrera de negocios en el año 2000 cuando trabajaba en una compañía internacional, muy grande, de negocios inmobiliarios. Dejé ese fondo de inversiones en Toronto para mi familia, que también se dedica a los negocios inmobiliarios. Eso me deja tiempo para hacer lo que quiero, pero puedo realizar ambas actividades.

La banda representa el espíritu del Rock and Roll de los setentas y los ochenta, es el ADN del Rock?

John Corabi: para nosotros lo es. Crecimos escuchando eso. Es curioso porque si miras a muchas de las bandas nuevas, hay mucha música buena, tengo que decirlo, pero hay algo en la música con la que crecí, en las bandas, gente como David Bowie, Freddie Mercury, Robert Plant, Steven Tyler. No sólo tenían buena música, había algo que te hacía mirarlos en el escenario, la forma en que se presentaban.

Brian: estaban haciendo las reglas en ese momento. Desde David Bowie hasta Freddie Mercury, de Kiss a Jim Morrison, Hendrix. Ellos lo estaban inventando, incluso otras cosas que oías en la radio como Yes, Kansas. Nunca lo habías escuchado antes. Y ahora cuando volvés a escuchar te das cuenta que en esa época estaban descubriendo todo, no había reglas. Se adaptaban a la tecnología del estudio, había muchas ventajas que podías sacar, hoy por hoy también es sorprendente, porque ahora podés ahorrar mucho tiempo, podés hacer todo más rápido, pero esa época fue lo mejor. Todos tenían su propio sonido.

John Corabi: estamos haciendo lo que escuchábamos y extrañabamos de la música. El otro día una chica se me acerca y me dice: “es genial, me hacés acordar a Steven Tyler arriba del escenario”. Gracias, está bien, no me importa. O sea, amo a Steven Tyler, extraño bandas como Aerosmith en la música. Me encanta hacerlo, no lo pensamos.

David: definitivamente. Sí. Crecí en Australia, soy un gran fan de AC/DC y también muy fanático de una banda australiana llamada “The Angels”, de hecho, tuve una banda con el cantante de ellos: “Doc” Neeson, quien falleció hace un tiempo. Tuvimos una banda juntos llamada Red Phoenix. También toqué con The Angels en un par de shows cuando uno de los guitarristas se enfermó. Creo que eso trae la influencia australiana a la banda, es una mezcla inglesa, americana y australiana.

También viajaron a Corea y allí tocaron para las tropas norteamericanas que están ahí. ¿Cómo fue?

David: Fue muy interesante, no te das cuenta de que tan inestable está el mundo hasta que visitas un lugar como Corea. Estuvimos en la frontera de las dos Coreas, porque ahí es donde están las tropas. Damos la vida por sentado, pero creo que las cosas están un poco frágiles, especialmente viendo lo que sucede en la península coreana, pero estuvo bueno tocar para las tropas, creo que los militares en todos lados, donde sea que estén, hacen sacrificios. Yo puedo hacer algo totalmente diferente, pero creo que es importante que les demos nuestro respeto y reconocimiento por lo que hacen. No hace falta que estés de acuerdo con las políticas del gobierno o con la dirección a dónde van, pero esa gente está ahí haciendo su trabajo y hay que reconocerlos y respetarlos, nos encantó tocar para ellos.

Lanzaron un disco en vivo, ¿por qué eligieron grabar ese show?

David: estábamos grabando todos los shows de todas maneras, porque nos gusta evaluar cómo estamos tocando, entonces escuchamos los shows para oír nuestros errores y mejorar, la vida es un viaje, se trata de mejorar. Es una experiencia de aprendizaje. Escuchamos los shows y algunos sonaban realmente bien, creo que la pasión de los Dead Daisies sale a través de un show en vivo, es muy diferente al disco de estudio, dijimos “vamos a grabarlo”, lo íbamos a grabar de todos modos, así que elegimos varios shows buenos, no elegimos uno solo, hicimos el disco y lo lanzamos.

Entonces, ¿crees que el espíritu de la banda está más vivo en los shows?

¡Shows en vivo! De eso se trata. Creo que los discos de estudio son geniales, y ahora haremos un gran disco nuevo, este año, en noviembre y diciembre estaremos grabando otro álbum. Amamos tocar en vivo, es cómodo, es divertido, es un buen grupo de personas, se siente como una cómoda campera de cuero.