Que es el streaming y como cambió la manera en que consumimos música

Que es y para que sirve el streaming

Los servicios de música en streaming permiten escuchar casi cualquier canción o álbum por una pequeña cuota mensual. Que sepamos, hay por lo menos 11 servicios de música por suscripción disponibles en todo el mundo: Spotify, Rdio, Apple Music, Rhapsody, Google Play Música, Tidal, Xbox Music, Deezer, Napster, Mog y Rara. Pero a pesar de todas las opciones, son todos bastante similares – se suelen pagar alrededor de US$10 por mes para streaming ilimitado en la Web y móvil.

Casi todos los servicios ofrecen aplicaciones para iOS, Android y Windows Phone, además de una forma de escuchar en la computadora, ya sea una aplicación Web o una aplicación de escritorio dedicada. Dependiendo del servicio, la aplicación de escritorio o reproductor web será mejor. Por ejemplo, la aplicación de escritorio de Spotify tiene más funciones y controles de teclado, que su reproductor Web carece.

Algunos servicios también se sincronizan con dispositivos de audio doméstico, como televisores inteligentes selectos. Otros, como Spotify y Xbox Music, pueden reproducir música en PlayStation o Xbox.

AR-QUE-ES-EL-STREAMING-Y-COMO-CAMBIO-LA-MANERA-EN-LA-QUE-CONSUMIMOS-MÚSICA-725x375

Youtube, el jugador más grande

El jugador más grande en el mundo del streaming no es uno de los nombres conocidos, mencionados anteriormente. Es YouTube, el sitio más conocido por los videos virales, que representa el 25% de toda la música transmitida en todo el mundo, mucho más que cualquier otro sitio.

Lo que si, YouTube está en medio de una batalla cada vez más amarga con discográficas sobre lo que paga a los artistas por transmitir sus canciones – y no está solo en juego las finanzas de la industria de la música, sino también la forma en que millones de personas alrededor del mundo se han acostumbrado a escuchar su música: gratis.

Actualidad del streaming

En 2016, Beyoncé hizo historia con su álbum Lemonade, que fué escuchado vía streaming un récord de 115 millones de veces en su primera semana. Sólo una semana después, Drake rompió ese récord cuando su álbum Views fue escuchado 245 millones de veces. La era de la música en streaming ha llegado con toda su fuerza, desplazando tanto las ventas físicas (por ejemplo, los CD) como las canciones descargadas (por ejemplo, iTunes).

Las ventas de álbumes en Estados Unidos, tanto físicas como digitales, se han desplomado desde un máximo de 785 millones en 2000 a sólo 241 millones en 2015. El cambio surge de que la gente pasó de comprar álbumes completos, ya sea online o físicos, a escuchar canciones individuales a través de una plataforma de streaming como Spotify, Tidal, o Apple Music.

El futuro definitivamente está en estos servicios, pero aún queda mucho por recorrer para estas empresas que apenas están teniendo ganancias a favor de inversión agresiva, tratos de exclusividad con artistas para seducir a los fanáticos hacia un servicio en particular y sobre todo diferenciarse de la competencia.

Fuente: Linio